4 sorprendentes maneras de aliviar tu cuerpo

57c44f204d8e4_crop

Cuando tienes un dolor, lo único que quieres es que se vaya, no importa cómo. Lo más importante es descubrir cuál es la raíz de la dolencia y tratar el cuerpo y el alma para recuperar el equilibrio y la salud.

Sin embargo, mientras tanto, algunos dolores pueden aliviarse con trucos simples que nos provee la medicina tradicional o que son remedios de las abuelas; pero avalados por conocimientos médicos.

1. Sopla tu pulgar para calmar los nervios

57c44f204d8e4_crop

¿Sientes mariposas en el estómago antes de un examen, entrevista o alguna situación similar? Soplar hacia tu dedo pulgar, aunque parezca increíble, puede ayudar a calmarte. La explicación es que al exhalar y bloquear el aire se estimula el nervio vago; y esto puede controlar el ritmo cardíaco y la presión sanguínea, ayudando a que te sientas más relajado.

2. Alivia el dolor de muelas con hielo ¡en tu mano!

57c4506c6168d_crop

El área entre el dedo índice y el dedo pulgar tiene terminales nerviosas que se corresponden con la cara y la boca. Colocar un cubito de hielo en esa zona puede ayudar a aliviar momentáneamente un dolor de muelas o por dientes sensibles, para darte tiempo a ir al dentista.

3. Alivia el dolor de garganta rascando tu oreja

57c44f1fe4471_crop

Cuando rascas o acaricias tu oreja y oído estimulas terminales nerviosas que producen un pequeño espasmo en la garganta. Este movimiento de los músculos puede proporcionarte alivio instantáneo cuando sientes que tu garganta comienza a doler o cuando un molesto cosquilleo te molesta debido al resfrío.

4. Presiona el paladar con la lengua para aliviar la congestión nasal

57c4518172d81_crop

Cuando sufras de congestión, presiona el paladar con tu lengua al mismo tiempo que aprietas con tu dedo pulgar en el entrecejo. Esto alivia la congestión ya que hace que el hueso Vómer, que corre a través de las fosas nasales hacia la boca, se mueva levemente hacia adelante y hacia atrás.