5 Cosas que no sabías de los tampones

tampones

Desde nadar en tu ciclo, hasta llevar tus leggins favoritos, los tampones se han vuelto unos indudables salvavidas. Pero, ¿cuánto conocemos realmente de ellos?

418a

  • Se creía que los tampones podrían darte un orgasmo: Tampax salió a la venta a mediados de los años 30 y, en esa época, mucha gente creía que podían inducir orgasmos. También creían que podían accidentalmente romper el himen de las mujeres, causando la pérdida de su virginidad.
  • Los tampones con fragancia no son muy buenos para ti: Playtex introdujo el primero tampón desodorante en 1971. Y aunque ahora en día encontrarás tampones con fragancia en todos lados, no son los que deberías de comprar. Los productos sanitarios con olor pueden incrementar el riesgo de desarrollar hongos e infecciones. Y en algunos casos pueden empeorar el olor vaginal. ¿La solución? Cambia toallas y tampones de manera constante y lava tu zona íntima con detalle.
  • Gastarás más de 200 mil pesos en tampones durante toda tu vida: De acuerdo a un estudio americano, la mujer promedio gastará más o menos 200 mil pesos en tampones durante su vida, asumiendo que los cambia cada 6 horas durante un periodo menstrual de 4 días. E incluso en varios estados de Estados Unidos, estas cajas de tampones son productos de lujo, gracias a sus impuestos.
  • Tienen fecha de caducidad: Duran aproximadamente 5 años. Porque sí, aunque los tampones sean productos sanitarios, no son estériles, lo cual significa que si no son guardados apropiadamente, pueden atraer bacterias. Obviamente esa fecha de caducidad depende enteramente de los cuidados que tengas con la caja. Si tu tampón tuvo contacto con perfume, polvo, tinta o cualquier otra cosa, obviamente ya no servirá. Este tipo de contaminantes pueden incrementar el riesgo a desarrollar infecciones vaginales y otras complicaciones.
  • Pueden usarse para combatir la contaminación: Un profesor de Estados Unidos le comentó al Washington Post que los tampones, remojados en brillo óptico, pueden ser usados para desprender tonos fluorescentes que los hará visibles en el agua. Los investigadores del Reino Unidos han estado utilizando este método para desecharlos correctamente desde entonces.