5 tips para aplicar el método Montessori en casa

Montessori en casa

Desde que se publicó su libro en 1912, el método de María Montessori ha mantenido su relevancia y vigencia en el mundo de la educación , pero también es cierto que es un método víctima de muchos mitos y confusiones, típico escuchar el “ahí es un relajo en que cada niño hace lo que quiere” y si bien sí se fomenta la libertad, la realidad es que pocos salones de clase son tan ordenados y silenciosos como un grupo de Montessori.

Este método revolucionó la forma en la que se entendía a la niñez, surgió como una alternativa a las formas rígidas y crueles que dominaban la educación de Europa en ese entonces.

Tengo muchos familiares que han trabajado como educadores en colegios Montessori desde hace mucho tiempo, se podría decir que es una tradición; yo personalmente sólo asistí unos años a un preescolar Montessori, pero eso fue suficiente para que quedara encantada con el método y busque formas de adaptarlo a mi hogar, hay muchas cosas que como padres podemos tomar de la metodología y aquí te comparto cinco:

Montessori

1. Enseñar a elegir a los niños, desde muy pequeños

Tenemos que ver a los niños como seres capaces, tratar de darles una elección cada vez que sea posible los enseñará a ser responsables de sí mismos. Sólo se puede aprender a tomar decisiones tomando decisiones, por lo tanto debemos presentarle una gama de elecciones que no sea abrumadora para nuestros pequeños (por ejemplo si quiere cenar plátano o fresas, debe cenar una fruta pero puede elegir entre dos opciones).

2. Eliminar los obstáculos de altura

Es necesario fomentar un espacio en el que un niño pequeño sea capaz de explorar de forma libre. Lamentablemente la mayoría de los muebles tienen anaqueles demasiado altos, hay que tratar que todos los muebles y adornos de su cuarto estén a su alcance, incluso la cama, es por eso que es común encontrar que las camas en recámaras Montessori son simplemente un colchón en el suelo o una base muy baja de la que los niños pueden subir y bajar por sí solos.

3. Evitar premios y castigos, enfocarse en consecuencias

Aunque los premios son muy eficaces en el inmediato, a largo plazo crean niños y eventualmente adultos que esperarán algo a cambio por cada acción positiva que hagan o que no desarrollarán un sentido del deber separado de evitar un castigo. Debemos luchar contra la tentación de castigar o premiar a partir de nuestra frustración o prisa, de esa forma crearemos adultos autónomos con un eje interno que guíe su conducta.

Montessori en casa

4. Permitir que se equivoque

Es importante que adaptemos las actividades para que los niños se den cuenta por sí mismos cuando cometen un error sin que nosotros tengamos que señalarlo, a veces queremos mostrarles cómo hacer una actividad, pero lo ideal es permitir que se equivoque, y aprenda de su error, que utilice su creatividad para resolverlo y luego reflexionar sobre lo sucedido para darle un sentido en lenguaje. Este simple ejercicio hará cualquier actividad mucho más provechosa y estimulante.

5.Manipular y fomentar el interés intelectual

Los niños tienen una curiosidad y un gusto por aprender naturales, disfrutan mucho aprender del mundo interactuando con él de forma concreta. Hay que tratar de entender sus intereses y poner a su alcance materiales que pueda explorar sin interrupciones (si respetamos su concentración, un niño aprenderá a respetar el espacio y concentración de los demás). Los niños no necesitan mediadores, necesitan guías que les permitan adquirir aprendizajes a su propio ritmo. Actividades tan simples como la cocinita o barrer con una escoba de su tamaño son más importantes de lo que creemos.

Montessori tiene muchas técnicas que nos ayudarán a apoyar el desarrollo de nuestros hijos, si estás interesada y buscas un lugar dónde empezar a informarte, te recomiendo que entres a la página www.montessoriencasa.es , es de una mamá que da ideas de actividades para introducir el método Montessori a la casa.