5 usos del carbón activado que no conocías


1. Remedio para la hinchazón y los gases

El consumo de carbón activado puede prevenir esos incómodos síntomas de la indigestión y el exceso de gases tras una comida irritante. Sus compuestos adsorben las partículas que interfieren en la digestión, evitando reacciones inflamatorias.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de carbón activado en polvo (5 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Agrega la cucharadita de carbón activado en una taza de agua y dilúyela bien.

Modo de consumo

  • Ingiere la bebida antes de comer platos copiosos.
  • Si sufres de muchos gases, tómala antes de cada comida principal.

2. Remedio para aliviar la resaca

Aunque el carbón activado no absorbe el alcohol presente en la sangre, su ingesta con abundante agua puede acelerar el metabolismo para promover la eliminación de las toxinas que se retienen por un exceso de estas bebidas.

Ingredientes

  • 1 cucharada de carbón activado en polvo (10 g)
  • 2 tazas de agua (500 ml)

Preparación

  • Agrega el carbón activado en las tazas de agua y mezcla bien.

Modo de consumo

  • Toma todo el líquido cuando sientas molestias de resaca.
  • Procura beberlo a sorbos para que se asimile bien.

3. Tratamiento para la gota

Gracias a su efecto antiinflamatorio, el carbón activado disminuye los dolores relacionados con la gota. Su aplicación directa reactiva la circulación sobre las zonas afectadas y baja de manera notoria la hinchazón.

Ingredientes

  • 5 cucharadas de carbón activado (50 g)
  • 4 tazas de agua (1 litro)

Preparación

  • Mezcla el carbón activado con el agua en un recipiente hondo.

Modo de aplicación

  • Sumerge un paño en el líquido y frótalo sobre las zonas afectadas.
  • Déjalo actuar 30 minutos y enjuaga.
  • Repite su uso 2 o 3 veces a la semana, según lo consideres necesario.

4. Solución para las picaduras de insectos

Mientras que el carbón activado se usa de modo interno para adsorber el veneno que inyectan los insectos peligrosos, de modo externo se puede usar contra las picaduras leves.  Sus compuestos antiinflamatorios reducen los hematomas y evitan las alergias.

Ingredientes

  • 1 cucharada de carbón activado en polvo (10 g)
  • ½ cucharada de aceite de coco orgánico (8 g)

Preparación

  • Combina el carbón activado con el aceite de coco orgánico hasta obtener una pasta.

Modo de aplicación

  • Frota el producto sobre la zona de la picadura y déjalo actuar hasta que se seque.
  • Enjuaga con abundante agua fría.
  • Repite su uso hasta notar una mejoría.