7 cosas que debes evitar justo después de comer

portada valor

1. Hacer ejercicio

Hacer ejercicio después de comer no es nada recomendable. Lo mejor será que lo hagas antes o bastante después de haber comido (espera, al menos, dos horas).

Y es que hacer ejercicio con el estómago puede provocar hipo y náuseas, además de lesiones y calambres.

  • En el caso de que no tengas tiempo para hacerlo en otro momento, lo mejor será que optes por algo más tranquilo como dar un paseo.

2. Fumar

No-Fumar

El tabaco nunca es bueno pero si, además, estamos haciendo la digestión, es mucho peor.

Y es que durante esos momentos trabajan todos los sistemas de nuestro cuerpo y, si se fuma en ese periodo de tiempo, la nicotina se absorberá mucho más rápido.

¿Las consecuencias? Aumentará todavía más su efecto negativo.

  • Además, el tabaco puede bloquear el proceso de la absorción de vitaminas y minerales, tan importantes como el calcio y vitaminas C y D.

Evita fumar, al menos, los primeros 20 minutos después de comer.

3. Cuidado con la siesta

Comer e irse a dormir de inmediato puede ser perjudicial.

 Y es que, aunque lo cierto es que esta costumbre no causa sobrepeso, como se pensaba en un primer momento, lo cierto es que sí aumenta la acidez, así como el riesgo de padecer un accidente cerebrovascular.

¿La solución? Es sencilla. Solo hay que seguir la recomendación de los especialistas que afirman que no es recomendable dormir hasta, al menos, pasadas dos horas tras haber comido o cenado.

4. Darnos una ducha

Toma-una-ducha-de-agua-fría-500x332

Darse una ducha después de comer no es lo más recomendable, algo que se puede aplicar también a ir a la piscina.

Y es que, cuando nos bañamos, la temperatura de nuestro cuerpo aumenta ligeramente, por lo que el organismo necesita enviar más sangre que de costumbre.

Todo esto sí que puede afectar al proceso digestivo y acabar ralentizando la digestión.

¿La solución? Espérate al menos 30 minutos para tomar tu baño tras la comida y evitarás estos posibles contratiempos de lo más incómodos.

5. Beber té

Beber un té tras comer es una costumbre bastante extendida pero lo cierto es que no es muy sana.

Se trata de un tipo de bebida que impide la absorción de hierro, por lo que es algo que se debe tener en cuenta, sobre todo si sufrimos anemia.

Si tienes déficit de hierro o si estás embarazada, lo mejor será que no bebas té hasta pasar, al menos, una hora.

Si no puedes pasar sin una bebida caliente puedes optar por el café, que no presenta estos inconvenientes.

6. Comer fruta

platano-piña-manzana-Frank-Lindecke-500x334

Aunque pueda parecer lo contrario, tomar una pieza de fruta después de comer no es la mejor idea.

Y es que la digestión de la fruta no siempre es tan sencilla como se podría pensar sino más bien todo lo contrario: las frutas requieren diferentes enzimas para digerirse.

Además, los azúcares simples que contienen las frutas necesitan tiempo para ser absorbidos completamente por el cuerpo.

Así las cosas, lo mejor será que optes por tomarla cuando tienes el estómago vacío: así sí te beneficiarás de todos los nutrientes, fibras y azúcares simples.

Recuerda que la fruta está compuesta principalmente por fructuosa. Esta se puede convertir de manera más rápida de lo que pensamos en glucosa. No obstante, puedes evitarlo si la consumes de la forma indicada.

Busca el momento adecuado para que tu cuerpo pueda asimilar de manera realmente efectiva todos los nutrientes que la fruta proporciona.

7. Cuidado con tu cinturón

Si sueles llevar cinturón, vigila que no lo lleves más apretado de la cuenta después de comer. Y es que este sencillo gesto podría llegar a provocarte problemas intestinales complemente indeseados.

Tenlo en cuenta y será mucho mejor para tus digestiones y tu bienestar.