Alivia el síndrome del intestino irritable con estas 5 hierbas curativas

portada valor 3

1. Tomillo

tomillo

El tomillo es una hierba medicinal que se ha utilizado desde la antigüedad como complemento natural para aliviar los problemas del colon.

Tiene propiedades antiinflamatorias y antiespasmódicas que ayudan a controlar el dolor y la hinchazón causados por el intestino irritable.

Sus propiedades depurativas estimulan la eliminación de las toxinas retenidas en el sistema digestivo y, de paso, brinda una acción protectora contra las infecciones bacterianas.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de tomillo (5 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)
 Preparación
  • Pon a hervir la taza de agua y, cuando llegue a ebullición, incorpórale la cucharadita de tomillo.
  • Tápalo, déjalo reposar a fuego bajo durante 2 minutos y retíralo.
  • Cuando esté a una temperatura apta, fíltrala con un colador y tómala.
  • Repite su ingesta dos veces al día, todos los días.

2. Valeriana

Aunque la valeriana se ha hecho famosa por sus efectos sedantes y antiestrés, se trata de una planta medicinal con muchas bondades para el alivio de este trastorno digestivo.

Tiene propiedades antiespasmódicas, digestivas y antiinflamatorias que controlan el dolor, las dificultades para procesar los alimentos y los desbalances en el intestino.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de raíz de valeriana (5 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • En horas de la noche, incorpora la raíz de valeriana en una taza de agua hirviendo y tápala.
  • Al día siguiente, pásala por un colador y consúmela.
  • Repite el mismo tratamiento hasta frenar los síntomas del colon irritable.

3. Llantén

Llanten-medicinal

 

La infusión de llantén es un buen remedio alternativo para los pacientes con intestino irritable, ya que combate el estreñimiento y alivia el dolor.

Sus anti inflamatorios mejoran la actividad en el intestino y, de paso, controlan la producción excesiva de gases.

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 2 cucharadas de hojas de llantén (20 g)

Preparación

  • Calienta la taza de agua y agrégale las hojas de llantén.
  • Espera que se repose durante 10 minutos, cuélala y consúmela.
  • Toma 2 tazas al día, mínimo durante una semana.

4. Menta

Las hojas de menta son una de las hierbas curativas que más se utilizan para las condiciones que afectan la salud gastrointestinal.

Esta planta tiene propiedades antiespasmódicas, carminativas y sedantes que, tras ser asimiladas en el cuerpo, controlan el dolor y el exceso de gases.

Ingredientes

  • 1 cucharada de menta seca (10 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Añade en una olla una taza de agua junto con la menta y calienta hasta que llegue a ebullición.
  • Deja que se realice la decocción durante 5 minutos.
  • Pasado este tiempo, espera que repose y consúmela.
  • Repite la dosis 2 o 3 veces durante la jornada.

5. Anís

Anis-500x334

El anís es una de las hierbas que más se emplean contra esta enfermedad, ya que proporciona sensación de alivio ante la inflamación y el dolor.

Sus compuestos activos controlan la hinchazón del intestino y estimulan su movimiento para lograr una correcta eliminación de los desechos.

Ingredientes

  • 1 cucharada de semillas de anís (10 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Agrega la cucharada de semillas de anís en una taza de agua y ponlas a hervir durante 5 minutos.
  • Espera que la bebida repose un poco y consúmela ante la primera molestia.
  • Toma 2 o 3 tazas al día.

Al utilizar cualquiera de estas hierbas podrás favorecer el funcionamiento del colon para mantener bajo control esta molesta enfermedad.

Eso sí, su consumo debe estar apoyado con una alimentación sana, ya que de esta dependen sus resultados.