Bruxismo, el hábito silencioso

Sin título-1

El bruxismo es el hábito involuntario de apretar o rechinar los dientes de forma continuada y sin ningún propósito funcional. El bruxismo afecta cada vez a más población debido al estrés y a la ansiedad, aunque muchos no saben que lo padecen.

Se suele producir durante el día o durante el sueño. En esta última situación, el paciente no suele ser consciente de ello, sino que lo detecta la pareja. Las personas que bruxan mientras duermen suelen despertarse cansados, con dolor en los músculos de la cara o incluso con dificultad para abrir la boca. Después del insomnio y el ronquido es la alteración del sueño más frecuente. El bruxismo diurno, sin embargo, es más evidente para quienes lo sufren.

bruxismo-kxgE-U2126413723320kH-644x483@MujerHoy

Según el Dr. Javier González Lagunas, jefe del servicio de cirugía oral y maxilofacial del Hospital QuironsaludBarcelona, es más fácil detectarlo si conocemos sus síntomas más comunes:

Listado de síntomas:

  • Desgaste dental por la fricción provocando pérdida la caída de la corona dental
  • Fracturas dentales
  • Recesión de encías y movilidad dental
  • Sensibilidad dental
  • Dolor de cabeza
  • Dolor muscular
  • Alteración en el patrón de sueño

¿Cómo tratarlo?

Las férulas permiten tratar las consecuencias del bruxismo sobre los dientes y la articulación de la mandíbula, aunque no se dirigen al núcleo del problema. No todas las férulas son iguales. Las férulas de descarga deben tener un grosor, consistencia y ajuste adecuados. Deben reducir el dolor, prevenir el desgaste dental, y permitir un correcto funcionamiento de la musculatura masticatoria. Si además las acompañamos con la práctica de ejercicios y fisioterapia, se conseguirá reducir el estrés y protegeremos los dientes los músculos de la cara, y la articulación de la mandíbula.