Claves para mantener tu peso a raya

chiapas

Aprende a sustituir. Descifra las etiquetas y elige bien. Por ejemplo, solo cambiando el helado de yogur por un yogur natural puedes ahorrarte miles de calorías al año.

Avanza, pero sin prisas. Nunca bajes de las 1.200 calorías diarias (1.500 si eres hombre). Cuanto más rápido adelgaces, más probabilidades tienes de recuperar el peso perdido.

Desayuna como una reina. Las personas que desayunan bien suelen tener menos apetito durante el resto del día. Eso sí, procura que tu desayuno incluya proteína (huevos, pollo, yogur, jamón…), fruta y cereales ricos en fibra.

Come y cena temprano. Estudios realizados por equipos de las universidades de Harvard y Tufts indican que, cuanto más temprano hagamos las comidas principales, más se reduce el riesgo de engordar.

¡Muévete más! Para adelgazar sin perder músculo, hay que hacer ejercicio. Levanta pesas, camina, baila, pedalea… pero muévete.

Cocina al vapor. También puede ser a la plancha o en papillote, pero al vapor es lo más saludable.

Descubre las azukis. Estas judías de origen oriental tienen, según la medicina china, propiedades adelgazantes.

Pon aguacates en tu plato. Medio aguacate tiene menos de 150 calorías y un alto efecto saciante.

No te lo prohíbas todo. La frustración da al traste con muchas dietas. Un capricho de vez en cuando evita esa sensación.

claves-peso-k7HH-U30647225731C3H-476x714@MujerHoy

Pide ayuda. Endocrinólogos y dietistas-nutricionistas pueden ayudarte a adaptar la dieta a tus preferencias.

Pon aceite de oliva virgen extra en tu tostada. Ralentiza la absorción de los hidratos de carbono y prolonga la saciedad.

Búscate un coach deportivo. Te ayudará a mantenerte motivada a lo largo de todo el proceso.

Toma sopa. Ingerirás un 20% menos de calorías si empiezas la comida con ella.

Elimina una hora de tele. Cuanta más vemos, más a menudo y más cantidad comemos.

Prueba la criólisis. Desarrollado por científicos de Harvard, este método no invasivo utiliza un dispositivo que se aplica a la piel y enfría las células grasas, ayudando a eliminar la grasa.