Cómo aliviar el dolor de pies en casa

Sin título-1

Nuestro cuerpo es un todo y cada una de sus partes tiene una función en el conjunto. Por eso, cuando tenemos una dolencia, lo más indicado es tratarla de forma holística. Además, por la misma razón, cuando una parte del cuerpo duele, sufren también otros órganos que están conectados a ella.

Los pies son la base, el sostén del cuerpo, y por eso hay muchas afecciones -tanto físicas como emocionales- que repercuten en ellos, causando problemas y dolor de pies.

Para tratar estas dolencias, puedes hacer algunos ejercicios muy efectivos y variados: desde estiramientos que involucran toda la pierna, hasta reflexología en los dedos de la mano para aliviar el dolor en los pies.

El dolor de pies puede ser causado por más de 25 causas diferentes. Entre ellas se incluyen padecimientos como artritis, juanetes, pie de atleta, dedos solapados, callos, uñas encarnadas y espuelas de talón. Todas causan malestares de distintos tipos y deben ser tratadas de manera específica. Es necesario consultar a un médico para resolverlas de forma definitiva, pero mientras tanto puedes aliviar el dolor en general con estos ejercicios.

Levanta los dedos

58540257c161f_crop

Puede parecer algo muy sencillo, pero levantar todos los dedos de los pies, incluso el pequeño, de forma pareja, es un movimiento complejo y que involucra muchos huesos y músculos.

Por eso, es un buen ejercicio de estiramiento y fortalecimiento para los pies. Párate y levanta todos los dedos al mismo tiempo. El pequeño debe levantarse del mismo modo y a la misma altura que el pulgar. Practica hasta que te salga, y hazlo cinco veces con cada pie. Pies fuertes y elongados duelen mucho menos que los que permanecen quietos mucho tiempo en la misma postura.

Masajea con una pelota

58540257e0e3a_crop

Consigue una pelota de tenis o similar. También puede ser un cilindro rígido, como un envase vacío de algún producto cosmético.

Párate en el piso (si tienes problemas de equilibrio, sostente de una silla o la pared), y coloca uno de los pies sobre el elemento. Masajea tu pie presionando sobre el objeto o haciéndolo rodar sobre la planta.

Este masaje no solo aliviará tus pies, sino que te ayudará a descontracturar todo el cuerpo. Antes de hacerlo con el segundo pie, mueve el cuerpo y comprueba que, del lado masajeado, te sientes mucho más relajado.