Cómo dejar de fumar y desintoxicar los pulmones

fumar

El humo del cigarrillo contiene más de 4.000 sustancias químicas dañinas, tales como la nicotina, el monóxido de carbono, el alquitrán, el cianuro, el formol y el plomo. Los componentes del cigarrillo pueden producir una gran cantidad de desórdenes capaces de generar enfermedades cancerosas y mortales. Más de la mitad de los fumadores intentó dejarlo alguna vez, mientras que 4 de cada 10 dicen que lo harán en los próximos meses.

Dejar de fumar es difícil, pero no imposible. Si deseas dejar de fumar pero no sabes por dónde empezar, aprende cómo desintoxicar tus pulmones de la nicotina de manera natural para ayudar a tu cuerpo a expulsar todas las toxinas, y líbrate del vicio.

58f6351cdc097_crop

El tabaquismo afecta a más de mil millones de personas en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Y estudios de National Cancer Institute demuestran que el tabaco es la principal causa de cáncer de diferentes tipos:  de pulmón, laringe, boca, esófago, e incluso otros órganos como el colon y el hígado.

¿Se puede conseguir dejar de fumar?

La nicotina puede generar una dependencia tan fuerte que hace que sea difícil el abandono del cigarrillo, ya que el cuerpo se acostumbra a dicha presencia, y reacciona con una serie de síntomas que se denominan síndrome de abstinencia, (irritabilidad, trastornos del sueño, aumento de peso, dificultad en la concentración, trastornos gastrointestinales, etc.). Aún así, las experiencias fallidas de probar dejarlo no deben ser un impedimento para intentarlo

58f61fbfba2d2_crop

 

Desintoxica y limpia los pulmones de la nicotina

  1. Hidrátate bien. El agua ayudará a tu cuerpo a eliminar la nicotina a través del sudor y de la orina. Además, contrarrestará el efecto de deshidratación que produce esta sustancia en el cuerpo.
  2. Haz que la mitad de tus platos sean vegetales. Incorpora apio, calabacines, brócoli, espinacas, zanahorias, berenjenas y pepinos, que ayudan a disminuir la dependencia de la nicotina ya que inciden sobre el sabor del cigarrillo. Procura no consumir muchas verduras dulces, ya que contienen un alto contenido en azúcar y podrían incidir sobre el deseo de fumar.
  3. Come frutas. Algunas de las frutas más beneficiosas para los pulmones son las naranjas y los kiwis, que brindan agua y ayudan a tu cuerpo a reponer las vitaminas que se reducen con el hábito de fumar.
  4. Incorpora jengibre a tus comidas o bebidas. Esta raíz contiene un compuesto llamado gingerol que te ayudará a fortalecer tus bronquios y pulmones, permitiéndote eliminar flemas y mucosidades generadas por el tabaco.  
  5. Consume ortiga. Esta hierba tiene una alta concentración en hierro que te ayudará a desinfectar el cuerpo para eliminar las sustancias toxicas generadas por el tabaco.
  6. Hazte baños de vapor con eucalipto. El eucalipto te ayudará a abrir tus vías respiratorias y expulsar flemas y mucosidades acumuladas por los efectos del tabaco. Es recomendable que lo hagas durante 15 minutos, especialmente antes de acostarte.

 Cómo dejar de fumar

1. Decide dejar de fumar
La nicotina es altamente adictiva y dejarla requiere determinación. Considera la forma en que fumar afecta las siguientes áreas de tu vida: tu salud, apariencia, estilo de vida y tus seres queridos.

2. Elige una fecha para iniciar tu plan
Elige una fecha dentro de las próximas 2 semanas. Esto te dará tiempo para prepararte y empezar un día que no sea estresante, ajetreado o propicio para fumar.

3. Prepárate para los síntomas de abstinencia de la nicotina
Cuando dejes de fumar, podrías experimentar: aumento de los antojos, ansiedad, depresión, dolores de cabeza, sentirte tenso o inquieto, aumento del apetito, aumento de peso y problemas para concentrarte.

4. Elige un método
Parar en seco implica dejar el cigarrillo por completo, sin mirar atrás. Reducir tu uso significa fumar cada vez menos hasta parar del todo. Si eliges el segundo, sé específico respecto a cuándo y en cuánto reducirás tu uso del cigarrillo.

5. Prepárate para los antojos
Ten un reemplazo para satisfacer esta necesidad. Trata de comer refrigerios bajos en calorías (como las pasas, las palomitas de maíz o los pretzels) cuando surjan estas ansias.

6. Prepárate una noche antes de dejar el cigarrillo
Lava tus sábanas y tu ropa para eliminar el olor a cigarrillo. También debes deshacerte de los ceniceros, cigarrillos y encendedores de tu casa.

7. Pide apoyo
Hazles saber tu meta a amigos y familiares, y pídeles que te ayuden no fumando alrededor de ti o no ofreciéndote un cigarrillo.

8. Considera si te es necesario usar cigarrillos electrónicos
Estudios recientes sugieren que usar cigarrillos electrónicos mientras dejas de fumar puede ayudarte a reducir o dejar dicho hábito.

*Si consideras usar un producto de la terapia de reemplazo de nicotina (TRN) como los parches de nicotina, los chicles de nicotina o los sprays y los inhaladores de nicotina, ten mucho cuidado porque también son adictivos.