Cómo evitar comer cuando estoy triste

portada valor comer

La escena de la chica tumbada en el sofá con un gran vaso de helado y llorando frente al televisor no solo sucede en las películas.

Aunque la situación sea diferente en tu caso y elijas otra comida o un ambiente distinto de tu casa para ahogar las penas, lo cierto es que cuando nos sentimos deprimidos, tristes o abrumados… comemos.

¿Cómo podemos evitar comer en esos momentos? En este artículo te lo contamos.

Comer emocionalmente

Comer-emocionalmente-500x334

Cuando estás estresado, comes; cuando estás triste, comes; cuando te sientes ansioso, también comes… ¿Por qué sucede esto?

Los seres humanos solemos refugiarnos en la comida cuando algo no va bien.

Esta acción que parece “normal” se transforma en un mal hábito del que no podemos salir tan fácilmente.

Depender de un alimento (o varios) para satisfacer nuestras necesidades emocionales no es para nada bueno. Deberíamos comer únicamente cuando el cuerpo lo solicita desde un punto de vista fisiológico, no psicológico.

Creemos que si el estómago cruje y nos duele es que tenemos hambre y, por ende, debemos comer en seguida.

Sin embargo, muchas veces esa señal la da la mente o las emociones, ya que ambas están acostumbradas a recibir una recompensa rápida.

El alivio inmediato a través de la comida puede ser un arma de doble filo debido a que cada vez vamos a necesitar más para obtener el mismo resultado, tal y como sucede con una droga.

El acto de comer debería estar influido por el apetito y no por las emociones o el estado de ánimo.

Lo malo es que no siempre podemos diferenciar cuando se trata de una necesidad fisiológica y en qué momento pasa a ser un antojo de nuestro cerebro que, tras saborear la comida, produce sustancias relacionadas con el placer.

¡Por eso la mente siempre buscará una recompensa similar! Y como se encuentra en la comida… comida te pedirá, aunque no tengas hambre o recién terminaste de almorzar.

Cuando experimentamos emociones negativas, comemos (por ejemplo, al estar tristes ,un chocolate o, al sentirnos ansiosos, unas galletas) y el cerebro se siente satisfecho… es allí donde se formó el hábito y será más difícil revertirlo.

Pasos para no comer emocionalmente

Pasos-para-no-comer-emocionalmente-500x334

Cada uno de nosotros tiene lo que los psicólogos llaman “alimentos consuelo“. Es decir, aquellos que elegimos en determinados momentos o con determinadas emociones.

Por ejemplo, cuando peleamos con nuestra pareja, comemos chocolate; cuando estamos ansiosos o aburridos, patatas fritas o, cuando nos sentimos deprimidos, helado y galletas.

¿No te parece extraño que nadie se consuele comiendo una zanahoria, un tomate o una manzana? La diferencia reside en el hecho de que las frutas y verduras no tienen niveles elevados de grasas y por ello no nos satisfacen (o mejor dicho no satisface a nuestro cerebro).

Esta es la primera señal de alerta que debemos tener para evitar comer sólo por las emociones.

Los pasos que te ayudarán a cambiar este hábito son:

Determina si tienes hambre de verdad

Esto es lo más complicado de todo pero, una vez que lo logres, lo demás te parecerá un juego de niños.

Si prestas atención, te darás cuenta de que la tristeza te llevará a comer cosas que, en otros momentos del día o de la vida, ni siquiera pasarían por tu cabeza.

El hambre fisiológico es gradual, puede esperar, está abierto a varias opciones de menú, no genera sentimientos negativos y lo único que importa es estar satisfecho.

En cambio, el hambre emocional es repentino y urgente, desea comidas específicas, genera culpa o vergüenza y no basta con sentir plenitud.

Otra manera de determinar si el hambre es genuino o no tiene que ver con las cantidades.

Probablemente cuando el apetito sea físico te sentirás satisfecho con menos comida. Si es emocional te convertirás en un “pozo sin fondo” y luego es probable que te duela el estómago, tengas ganas de vomitar o quieras dormir por horas.

Identifica cuando comes “por gusto”

Identifica-cuando-comes-500x334

Prestar atención a cómo te sientes es muy importante para saber si tus ganas de comer se deben a una necesidad física o no.

Por ejemplo, si cada vez que te va mal en un examen, haces algo incorrecto en el trabajo, peleas con tus padres o tienes un entredicho con tu pareja comienzas a devorar alimentos, es probable que la tristeza sea quien habla y no tu estómago.

Analiza lo más objetivamente posible en qué momentos eres más proclive a comer sin miramientos. Esto te ayudará a escapar de la cocina o de la nevera tras esas situaciones puntuales.

Esconde las tentaciones

Este paso o consejo quizás sea muy exagerado, pero es eficaz para las primeras veces que intentes no comer de manera emocional.

Si vas a la cocina a por una onza de chocolate y lo único que encuentras es una naranja tienes dos opciones: comer la naranja o regresar a lo que estabas haciendo (podrías ir a comprar chocolate, pero esa no es la cuestión).

Si tienes hambre de algo salado y lo primero que ves son unas patatas fritas, ¿qué harás? Por supuesto, comerlas.

En cambio, si apenas abres la alacena te encuentras con unas galletas de arroz, seguramente las termines ingiriendo. Tal vez esto no te quite el hábito pero, al menos, evitará los atracones y el aumento de peso por comidas poco saludables.