Cómo hacer una almohada de cuerpo entero

56f96f54c9f94_crop

El momento de descansar al final del día o durante el fin de semana es el más esperado por muchos. Pero no siempre conseguimos conciliar rápidamente el sueño. A veces es necesario aquietar la mente para poder dormirse. Otras, son molestias físicas las que lo impiden: contracturas en la espalda, malas posturas, dolor del nervio ciático, o incluso el embarazo.

Tanto si no puedes encontrar una posición cómoda y adecuada para tí durante la noche, como si quieres disfrutar de un poco más de comodidad en tus siestas, o bien solo quieres leer o ver televisión de una manera cómoda en tu descanso del fin de semana, esta almohada de cuerpo entero puede encantarte.

Este cojín es muy flexible, por lo que se adapta a la posición natural de tu cuerpo y te permite sostenerte en una postura cómoda. También, es perfecta para amamantar, o simplemente para acomodar a los niños durante una siesta.

Puedes conseguirlas en algunas tiendas, ¡o puedes hacerla tú mismo! Aprende a realizarla en estos sencillos pasos:

Materiales

56f96f6d40e8f_crop

– Dos o tres metros de tela (elige una tela elástica, no rígida)

– Hilo

– Tijeras

– Guata (o el relleno que prefieras)

– Papel

– Alfileres

– Máquina de coser (o puedes hacerlo a mano)

Procedimiento

56f96f6da18ba_crop

1. En papel, crea tu propio molde según las medidas y forma exacta que quieras dar a tu almohada. En las imágenes, puedes ver las referencias para hacer una de unos 58 centímetros de largo, en forma de “C”, como la que puedes ver en las imágenes a continuación.

2. Con tu molde, corta dos piezas de tela iguales, del tamaño y forma de tu almohada.

3. Une ambas piezas con alfileres. Si quieres redondear los bordes, marca ahora la forma definitiva y recorta el excedente.

56f970741affa_crop

4. Cose ambas piezas, dejando algunos extremos abiertos para rellenar.

5. Rellena con guata o con el material que prefieras, y cose las aberturas.

6. ¡Listo! Puedes lavarla con el relleno dentro, pero también, si haces una almohada muy grande, puedes colocar una cremallera en ella para quitar el relleno cuando la quieras lavar. Otra opción es cortar el molde dos veces en telas diferentes; y que la más grande sea una funda lavable que se cierre con botones y puedas quitar cuando quieras.

56f9707478b44_crop

Puedes hacer tu almohada de esta forma, o de la que más te guste. También puedes hacerla tan grande como para que te envuelva, armar un tubo muy largo y doblarlo a la mitad, o darle la forma de tu cuerpo.

56f970a732fd2_crop

¡Disfruta de un cómodo descanso!