Cómo prevenir la gripe: síntomas y contagio

Sin título-2

La gripe es una enfermedad infecciosa producida por el virus Influenza, caracterizado por su facilidad para mutar de una temporada a otra; lo que hace que sea necesario vacunarse cada año, según explica la Dra. Mercedes Samaniego, especialista en Medicina General de la clínica MMSS y experta de Doctoralia.

Los síntomas de la gripe pueden parecerse a los de otros procesos (principalmente catarros) pero existen algunas características que lo diferencian:

  • Aparición súbita de los síntomas. El paciente pasa de estar bien a estar mal, de golpe.
  • Ha de presentar, al menos, uno de los cuatro síntomas generales siguientes: fiebre o febrícula, malestar general, dolor de cabeza, dolores musculares.
  • Al menos, uno de estos tres síntomas respiratorios: tos, dolor de garganta, disnea (dificultad respiratoria con ahogo).
  • Ausencia de otra sospecha diagnóstica.
  • Puede acompañarse también de síntomas digestivos, náuseas, vómitos, diarreas, pérdida de apetito, cansancio…

Tal como explica la experta, es importante acudir al médico para que nos haga el diagnóstico y no automedicarnos; como mucho, podemos tomar paracetamol para el malestar y la fiebre, y mucolítico para eliminar el moco. Otra medida importante es la de beber mucho, agua, zumos, infusiones etc., como mínimo dos litros al día. “La gripe no necesita antibióticos; es una enfermedad vírica y los virus no se curan con antibióticos. Yo recomiendo a mis pacientes que guarden reposo y no salgan a la calle hasta que no pasen 24 horas enteras sin fiebre”, aclara.

Mucha gente se pregunta si éste virus es más potente o peligroso que el de otros años, y la respuesta es que no; lo que ocurre es que se ha adelantado y ha llegado al punto máximo de la epidemia antes por el frío intenso que ha hecho. Por ese mismo motivo, cabe pensar que también pasará antes.

La gripe, en sí misma, es una infección “autolimitada”, es decir, dura unos 6-7 días desde que empieza hasta que se da por curada, con o sin tratamiento. Cabe destacar que, según revela la doctora, el tratamiento no cura la gripe, tan sólo alivia los síntomas. Asimismo, la experta asegura que si no se tienen otras patologías, no suele complicarse, pero que puede ser peligrosa en el caso de los ancianos y si tienen alguna otra enfermedad.

 

gripe_2_xoptimizadax-khKD-U211764547702kAE-560x420@MujerHoy

Decálogo para prevenir la gripe y su contagio

  1. El único sistema de prevenir la gripe es la vacuna. El periodo de vacunación lo marca el Ministerio de Sanidad y/o las comunidades autónomas pero suele abarcar desde octubre hasta diciembre. “La vacuna se prepara según las previsiones que se hacen para el año en curso teniendo en cuenta las indicaciones de la Organización Mundial de la Salud conforme a las características de la enfermedad en el hemisferio sur”, explica la Dra. Samaniego. Las personas de alto riesgo (mayores, pluripatológicas o embarazadas) pueden seguir vacunándose a pesar de haber pasado el tiempo recomendado. Más vale prevenir…
  2. Una vez nos hemos contagiado, hemos de procurar no propagar la enfermedad y el mejor sistema es lavarnos siempre las manos después de toser o estornudar, girarnos para ello y no poner nunca la mano delante de la cara al hacerlo sino el codo. Si tosemos, nos tapamos la cara y la nariz con la mano y acto seguido se la damos a alguien… ya le hemos contagiado; el codo, en cambio, no se lo damos a nadie.
  3. Procurar no usar pañuelos de tela sino de papel y tirarlos a la basura una vez usados.
  4. Procurar comer cosas ligeras y beber mucho líquido.
  5. Guardar reposo en casa, y en cama, el tiempo necesario y no salir de casa hasta no haber pasado más de 24 horas seguidas sin fiebre.
  6. No automedicarnos ni tomar antibióticos. Muchas veces pensamos que, si el médico no nos da antibiótico, no nos receta bien y casi se lo exigimos. Es un error. El médico sabe lo que ha de hacer y hemos de confiar en él.
  7. En niños pequeños y adolescentes, no dar medicamentos que lleven Ácido Acetilsalicílico (Aspirina).
  8. No taparnos excesivamente si tenemos fiebre; eso hace que la temperatura suba más. Hemos de estar con ropa ligera.
  9. Procurar taparnos siempre la nariz y la boca cuando salgamos a la calle y haga mucho frío. El respirar aire muy frío, favorece las infecciones.
  10. No hacer caso de los remedios que les han funcionado a otras personas y acudir al médico. Los medicamentos pueden tener contraindicaciones o interaccionar con otros que estemos tomando y eso lo controla nuestro médico.