Cómo protegerse y librarse del mal de ojo

mal de ojitos

Tal vez pienses que tienes mal de ojo; esto es, que alguien te haya echado mal de ojo en los últimos días, ya sea porque te tiene envidia, porque te odia o incluso puede darse el caso de que simplemente lo haya hecho sin haberlo querido.

El mal ojo como proceso es, según la creencia popular, efecto de la envidia o admiración del “emisor”, que a través de su mirada (ya sea directa, en símbolo o incluso mentalmente) provoca un mal en el envidiado o admirado.

Sin embargo, no siempre el mal de ojo es voluntario o supone mala intención. Si una persona atrae sin querer energías negativas, puede causar con el simple hecho de mirar fuerte o tocar a otra, un ojeamiento.

589de9654e8ba_crop

Tipos y síntomas del mal de ojo

Hay varias clases de “mal de ojo” y cada uno se identifica con un nombre y se manifiesta con diferentes síntomas:

El ojo secador: la persona que lo lleva comienza a perder peso corporal sin darse cuenta, pues aunque se alimente normalmente genera cambio en su apariencia física.

El ojo bobo: es llamado así, ya que las personas que lo presentan se distraen constantemente, pareciendo tener trastornos de la atención e ignorando por completo lo que sucede a su alrededor.

El mal de ojo en niños: aunque no es identificado con un nombre como tal, no es menos importante; de hecho, según creyentes, puede ser muy peligroso. Pueden padecen síntomas como falta de apetito, desinterés por lo que les rodea, ensimismamiento, inmovilidad, sueño constante, llanto sin motivo, dolor de cabeza fuerte y distracción en la escuela, entre otros.

El mal de ojo en jóvenes y adultos: en ellos se manifiesta con síntomas como pérdida de apetito, fiebre, insomnio, pesadillas, mareos, depresión, tensión nerviosa, inapetencia sexual, falta de energía, opresión en el pecho como un mal presentimiento, fiebre y pérdida de relaciones amorosas o familiares, dinero o negocios.

 

Cómo protegerse y limpiarse de las influencias del mal de ojo

  • Echar vinagre y sal gruesa en un cubo lleno de agua. Fregar los rincones de la casa, comenzando desde el lugar más alejado de la puerta de entrada y acabando por ésta. Al llegar a la entrada, hacer la señal de la cruz.
  • Buscar una piedra que pueda convertirse en una especie de amuleto protector, como por ejemplo la turmalina negra que limpia las energías negativas. Colocarla cerca de donde se duerme, ya que ésta absorberá las malas vibraciones.
  • Terapias naturales con reiki: esta práctica, aunque es una herramienta de autoconocimiento, de crecimiento personal y que ayuda a la relajación o meditación, también se utiliza para facilitar la sanación natural de otros. El terapeuta o experto en reiki canaliza la energía universal y la dirige directamente, para promover la sanación a nivel físico, emocional, mental y espiritual. El terapeuta coloca sus manos en distintas áreas del cuerpo del individuo que recibe el tratamiento para traspasar el flujo de energía positiva y restaura lo que se perdió en el momento que fue afectado por el mal de ojo.
  • Colocar una cinta o hilo de color rojo alrededor de la muñeca de la mano derecha o el pie derecho a un niño recién nacido o de meses. Es importante que la cinta no apriete al bebé.
  • Usar colgantes o pendientes conocidos como el nombre de mano de Fátima, el cual representa una mano extendida.
  • Confeccionar una bolsita mágica contra el mal de ojo. Se requiere cortar tres cruces de la misma tela con que se confecciona la bolsa, un trozo de cirio pascual, un diente de ajo, anís estrellado, incienso, “ajo macho” y anís verde. Luego de agregar todos estos elementos a la bolsita, ésta se amarra y se coloca dentro del vestido de la persona con el fin de protegerse.

 

imgres