¿Cómo ser una mujer segura de sí misma?


Saben escuchar

saben escuchar

Más allá de que tengan su propio criterio o forma de pensar, saben escuchar las opiniones de otras personas, así estén o no de acuerdo.

El respeto es la base de todo y saben que, al escuchar, se resuelven problemas de forma mucho más rápida y efectiva.

Tienen en cuenta que no solo se trata de lo que ellas sientan o piensen: los demás también quieren ser escuchados con el mismo respeto y atención.

 

Saben decir “no”

Uno de los retos más difíciles en la vida es saber decir que no a cualquier cosa, situación o persona. Esta característica se adquiere mediante la madurez personal.

Saber decir “no” es de valientes: la mujeres seguras no hacen promesas ni se sobrecargan.

 

Dicen lo que piensan y sienten

dicen lo que piensan

La timidez es un factor que juega en contra a la hora de convertirte en una mujer segura.

No obstante, tener miedo al hablar en público, intervenir en alguna conversación o no expresar lo que sientes o te disgusta es completamente normal.

La idea es que trabajes en ello. La clave está en poder expresar bien lo que piensas, de forma correcta y con respeto.

Con el tiempo te darás cuenta de que podrás participar en más conversaciones e irás perdiendo el miedo a hablar en público.

 

Afrontan sus errores

Saber enfrentar las culpas es una característica de la que no todos gozamos. Es normal cometer fallos, somo humanos. Así las cosas, todo se trata de saber aceptarlos, reparar el daño y disculparse.

Ahora bien, no solo basta con pedir disculpas. Una mujer segura afronta los errores y hace todo lo posible para compensarlos, responsabilizándose por ellos.

Esto sirve de lección para no tropezar con la misma piedra. La idea está aprender de tus errores.

 

Saben cuáles son sus defectos y virtudes

virtudes

Conocer nuestros defectos es una parte fundamental  para poder trabajar en ellos. Al mismo tiempo, conocer nuestras virtudes hace que las potenciemos.

Para saber de lo que en realidad somos capaces es necesario conocernos y saber cuáles son nuestros límites.

Tómate un tiempo para conocerte, saber los que te gusta y disgusta. Una vez que lo hayas logrado, dale una oportunidad a los demás para que te conozcan.

De esta forma mejoras tus relaciones interpersonales y fortaleces tu confianza.

 

Salen de su zona de confort

Las personas seguras de sí mismas hacen cosas que supongan un esfuerzo emocional. Salir de su zona de confort las hace expandirse y ganar confianza en sí mismas.

Hacer esto provoca que las actividades que antes veíamos intimidantes se vuelvan normales a nuestros ojos con el paso del tiempo. Mantente activa y productiva para poder sentirte útil.

 

Priorizan su cuidado personal

cuidado personal

Las mujeres seguras de sí mismas siempre tienen en mente su apariencia y cuidado personal.

Se autorrecompensan luego de un día duro en el trabajo con un baño caliente y perfumado o, simplemente, con un paseo para despejar su mente.

Hacer ejercicio también forma parte del cuidado personal, ya que mantiene en forma el cuerpo.

También es útil maquillarse un poco para salir de casa. De esta forma adquieres confianza al sentirte atractiva contigo misma y hacia los demás.