Cómo tratar el sangrado de las encías

579a0ad89fa9c_crop

Muchas personas, cuando lavan sus dientes, pueden descubrir un poco de sangre en su cepillo o en el lavabo al enjuagarse.

El sangrado de las encías es muy común y se caracteriza por enrojecimiento, pérdida de sangre, irritación, inflamación o dolor. Por eso, siempre nos revela que algo no está bien.

En general, se produce por acumulación de bacterias que forman placa, generando una reacción inmunitaria que causa inflamación.

Esto puede dar lugar a la aparición, o bien ser el síntoma visible, de enfermedades como la gingivitis y la periodontitis, las dos afecciones más comunes según la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración.

579a0ad85c7bc_crop

¿Cuáles son las causas más frecuentes del sangrado de las encías?

  • Una higiene inadecuada o escasa. Esto puede generar sarro por acumulación de placa  haciendo que las encías se inflamen y sangren.
  • Una dieta alta en azúcar también favorece la formación de sarro.
  • Cepillarse con mucha fuerza.
  • El tabaco.
  • Llevar una alimentación desequilbrada.
  • En el caso de las mujeres, el embarazo puede generar, por cambios hormonales, un aumento del sangrado de las encías.
  • Algunos medicamentos.
  • Trastornos hemorrágicos u otras enfermedades como la leucemia.

¿Cómo tratar el sangrado de encías de manera natural?

579a0ad88a4df_crop

Hierbas naturales: se recomienda, en estos casos, que hagas enjuagues con una infusión de tomillo o salvia; o también con el extracto de hojas de llantén.

Agua y sal: puedes mezclar una pizca de sal en un poco de agua tibia y, con esa preparación, enjuagar la boca dos veces al día para favorecer la circulación de la sangre y reducir la inflamación.

Con agua oxigenada: usando mitad de agua, mitad de agua oxigenada y haciéndote buches durante 30 segundos tres veces por semana podrás ayudar a eliminar las bacterias acumuladas en tu boca.

Con bicarbonato: si realizas una pasta con bicarbonato y agua y la aplicas entre las encías y los dientes y luego te cepilllas bien, ayudarás a neutralizar las bacterias.

Con vinagre: házte buches con una cucharadita de vinagre en una taza de agua luego de cepillarte los dientes.

Hielo o bebidas frías: el frío te ayudará a detener el sangrado.