Cosas que puedes hacer para salvar a las abejas

57b4c43010729_crop

Todo lo que vemos en la naturaleza depende en gran medida de las abejas: ellas son las responsables de la reproducción de la mayoría de las especies vegetales y, en consecuencia, de que todos los seres vivos podamos alimentarnos.

El 75% de los cultivos del mundo dependen de su polinización o la de otros insectos. Dicho de otra manera, sin abejas no hay vida. Sin embargo, actualmente ellas están muriendo en una proporción de un 30% anual, una tasa que representa el doble de la considerada normal.

La causa de esta mortalidad acelerada tiene que ver con la contaminación, el calentamiento global, los agrotóxicos y otros factores que tienen a los humanos como principales responsables.

Es responsabilidad de todos salvarlas. Pero, ¿qué podemos hacer?

Planta flores y plantas nativas

57b4bd90d3816_crop

Una de las maneras más efectivas de ayudar a las abejas es plantar las flores y plantas que ellas pueden polinizar. Algunas de las que les resultan más atractivas son los girasoles, las amapolas, las caléndulas, los geranios, las lavandas, y otras como el tomillo o el cilantro.

Además, tienes que comprobar que sean plantas nativas, es decir, que crezcan naturalmente en la zona en la que vives. Las plantas nativas equilibran el ecosistema, en cambio, las que no lo son, interfieren en la cadena alimenticia y la vida de otras plantas, insectos y animales.

 Evita químicos y pesticidas

57b4bf49010a5_crop

Los pesticidas y herbicidas se promocionan como amigos de las plantas, pero la realidad es que son enemigos de las abejas y de la vida en general. Los químicos diseñados para matar a algunas especies pueden perjudicar a las demás, y las abejas son una de ellas.

Si algunos insectos están dañando tu huerta, opta por alternativas como los fungicidas naturales o los insectos depredadores de plagas como las mariquitas y las mantis religiosas.

Apoya proyectos amigables con las abejas

57b4bf49c87bc_crop
Muchas personas y grupos están tomando conciencia de la necesidad de hacer algo por las abejas. Por ejemplo, los creadores de SeedBomb, que están reforestando desde el aire, o esta niña de 11 años que montó un emprendimiento de limonada para ayudar a las abejas con el dinero que recauda.

A veces colaborar con emprendimientos como éstos puede ser tan sencillo como comprar una botella de limonada y solo hace falta informarse para poder hacerlo.