Desmontando el mito de los orgasmos gritones

sex

Hay estudios que afirman que siete de cada diez mujeres no llegan nunca a tener un orgasmo cuando mantienen relaciones y los fingen para dar placer a su pareja

orgasmo-femenino_xoptimizadax-kihE-U2110228361770dD-644x483@MujerHoy

No se trata solo de una escena cinematográfica (efectivamente: el archirepetido momento de ‘Cuando Harry encontró a Sally’ con Meg Ryan y Billy Crystal), sino de una realidad que sucede en muchas, muchísimas, casas. Una investigación de Planned Parenthood, la institución que vela por la salud sexual de las estadounidenses, ha revelado que las mujeres no sólo fingimos el orgasmo en un porcentaje elevadísimo (alrededor de un 80%), sino que la mayoría de nosotras exageramos nuestros “ooohs, síes y aaahs”, como para equiparar el erotismo del momento al que reflejan las películas, también las pornográficas.

El despliegue de gritos, exclamaciones y vocalizaciones varias que algunas, más bien muchas, desplegamos durante el acto sexual no siempre es un indicativo de furioso placer animal. Al contrario: más bien trata de disimular que la cosa no es para tanto. El 66% de las mujeres que participaron en la investigación admitieron que gimen para que su pareja se satisfaga cuanto antes. Un enorme 87% confesaron que sus gritos no tienen otro objetivo que elevar la autoestima de sus amantes.

Vistos los datos de Planned Parenthood, los sonidos de placer de las mujeres no tienen nada que ver con su propio placer, sino con el de los hombres. De hecho, un porcentaje menor, pero existente, de mujeres reveló que sus gritos de apremio también tienen que ver con sensaciones de aburrimiento, fatiga, incomodidad o dolor durante el sexo. No parece sensato a largo plazo insistir en esta fijación por ocultar nuestras sensaciones y preocuparnos sólo de las de ellos. Si no nos sentimos lo suficientemente confiadas como para comunicar lo que realmente sentimos, ¿cómo van a enterarse ellos de lo que nos pasa o, mejor dicho, de lo que no nos pasa?