Efectos de tomar jugo de limón

jugo-de-limón

El hecho de consumir una cantidad importante de jugo de limón puede generar algunos problemas; y si la práctica se realiza a largo plazo, algunos efectos secundarios, más o menos molestos, pueden aparecer. ¿Quieres conocer cuáles son los problemas de salud derivados del consumo de jugo de limón?

Problemas digestivos

El jugo de limón puede provocar problemas digestivos. En efecto, el limón es un fruto ácido, y para las personas un poco frágiles del estómago puede provocar algunas dificultades de orden digestivo. Esto puede ir desde simples reflujos, pero también ardores de estómago. El jugo de limón puede hacerse agresivo para algunos organismos.

Por razón de su acidez, el jugo de limón puede fragilizar el estómago, y el gusto ácido del limón puede irritar el esófago. Cabe destacar que el limón estimula las secreciones digestivas. Por este hecho, el contenido del estómago se vuelve más ácido y existe una posibilidad de riesgo de quemadura de las paredes del tubo digestivo. No es grave, pero se puede convertir en algo molesto, e incluso desagradable.

En el caso de que padezcamos problemas renales, el consumo de jugo de limón puede empeorarlos notoriamente. El principio está en beber a largo plazo jugo de limón, puesto que los riñones tendrán que proporcionar un trabajo suplementario para paliar la acidez del limón. También puede derivar en problemas de micción difícil, por culpa de su acidez. Algunas personas, cuando beben mucho jugo de limón, sufren de hinchazón en piernas, manos y, en algunos casos, el rostro.

Otro factor para las personas que beben jugo de limón es que puede provocar náuseas. El hecho de beber limón en ayunas puede levantar el estómago, puesto que este está vacío. El agua templada puede acentuar este proceso, y esas náuseas pueden ir acompañadas con acidez de estómago.

 

Personas de riesgo

El jugo de limón está desaconsejado en niños de menos de 4 años, puesto que podría dañar su sistema digestivo. Las personas enfermas, las personas frágiles, las futuras madres y las personas mayores deben imperativamente evitar beber jugo de limón de manera frecuente.

De igual modo, el zumo de limón está desaconsejado en personas que presentan una úlcera de estómago. El limón puede provocar una crisis que, en ciertos casos, se presenta como peligrosa.

En conclusión, los riesgos para la salud, salvo una alergia alimenticia que pueda resultar muy peligrosa, son más bien molestias que pueden impedir una vida normal. En todo caso, a día de hoy no se han señalado grandes problemas de salud motivados por la ingesta de jugo de limón.