Efectos del enojo y cómo darles la vuelta

Sin título-1

Unos le echan la culpa de su gordura a los trinches enojos, pues dicen que complican la digestión e impiden la buena circulación, pero ¿qué tan cierto es eso?

Ante provocaciones ¿cómo actúas? ¿les das la vuelta? o ¿le entras al ritmo de masiosare un extraño enemigo?

 

Pelea-Contienda-Pleitos-01

El que se enoja, engorda

Pues te confirmamos que en efecto, enojarte te hace engordar, ello conforme a información provista por Notimex a través de una entrevista realizada al nutriólogo Juan Manuel Romero Villa, quien afirma que cuando nos enojamos el organismo segrega adrenalina y cortisol que un ¡triz-traz! ocasionan inflamación y no se quedan hasta ahí, sino que también impiden que las células liberen energía, ocasionando que el peso se incremente.

 

El nutriologo  y también autor de “El que se enoja engorda“, confirmó sus declaraciones a través de su obra que es resultado de una investigación académica y de su trayectoria profesional.

El enojo es duelo y a veces, dolor 

Más allá de ser una emoción el enojo es causa de sentimientos acumulados por tristeza, angustia y algunas veces por frustraciones, por lo que el experto también aborda la importancia de cumplir objetivos a través de la voluntad.

Cuando se trata de hechos que salen de nuestras manos, cabe mucho el amor propio, manteniendo una sana alimentación y dándole la vuelta al sedentarismo.

Ante hechos como los que hoy explotan en el país a partir del gasolinazo o incremento del precio de la gasolina, seguramente miles de emociones afloran, especialmente el enojo, sin embargo es recomendable mantener los estribos y la calma, procurando modificar nuestros pensamientos y problemas de insatisfacción para evitar que se reflejen en lo físico e inclusive a nivel social a través de conatos de violencia.

Evita enfermedades cardiovasculares

El encanijamiento, no te lleva a nada, porque si hablando metafóricamente “le queremos poner la cola al burro” y en el camino no lo logramos al encontrarnos inmesos en un ambiente adverso, seguro la ira o la agresividad no serán mérito ni logro para alcanzar tus metas o salir de esa incómoda situación.

Una mente clara, ejercitada y libre te ayudará a reconstruir tus procesos mentales, en lugar de destruir todo lo que a su paso se encuentre con la ira, como lo podrían ser tus relaciones sociales y personales, además de arrasar con tu corazón.

Evita en medida de lo posible tapar tus arterias con odio, pues provoca el aumento de tu presión sanguínea, genera taquicardia, estrés, desequilibra tu sistema inmunológico y de paso ¡hasta puede darte un torzón!

Libérate de dolores musculares y de cabeza, procurando observar los problemas de tu entorno con la mayor claridad posible para poder enfrentar de la mejor manera posible los momentos difíciles en santa paz, en calma y con todo el power de tu salud.

Tómate tu tiempo para responder, evita reaccionar y recurre a técnicas de relajación, tu cuerpo te lo agradecerá siempre.