El 4 % de la población sufre de sudoración excesiva; existe la cura

Cirugía-para-no-sudar

La hiperhidrosis es una enfermedad que causa sudoración excesiva en el paciente, principalmente en manos, axilas e incluso en la espalda, que dificulta el desempeño laboral, escolar y social de las personas que la padecen. Especialistas aseguran que es curable por medio de una sencilla cirugía laparoscópica.

Gary Vargas Mendoza, único cirujano de tórax y cuello que realiza esta intervención en el sureste, explicó a Milenio Novedades que la hiperhidrosis primaria (suduración excesiva) es un trastorno del sistema nervioso autonómico, que se caracteriza por la transpiración de sudor que puede afectar alguna parte en particular del cuerpo, de manera simétrica, es decir que lo que ocurre en un miembro, también ocurre en el otro.

“La hiperhidrosis suele presentarse en las palmas de las manos, las axilas, los pies o la cara, manifestado como rubor facial. Esto, afecta la autoestima de la persona, sobre todo porque inicia generalmente en la infancia o adolescencia. Se presenta al menos una vez por semana pero hay casos en los que ocurre a diario, varias veces al día”, detalló el especialista del Centro Médico de las Américas (CMA).

No existen estadísticas puntuales sobre la suduración, pero se considera que en México entre un 3 y 4 por ciento de la población la padece.

El especialista Gary Vargas explicó que la primera medida con la que intentan los pacientes para aliviar la suduración excesiva es la utilización de desodorantes antitranspirantes, que actúan bloqueando la salida de sudor de las glándulas que lo producen. Sin embargo, indicó que éstos pocas veces son efectivos.

“Otra alternativa es la aplicación de toxina botulínica tipo A (bótox) de manera local. Se inyecta en la zona aplicada y disminuye la sudoración ya que bloquea los mensajeros químicos que median la sudoración en la piel. Si bien también es efectiva en secar las zonas en las que se aplica, sus efectos no son duraderos en el tiempo y resulta necesario repetir las aplicaciones”, comentó el especialista.

Por otra parte, mencionó que existen medicamentos que disminuyen la sudoración excesiva. Cuando se ingieren actúan sobre las glándulas de todo el cuerpo y disminuyen la producción de sudor. Sin embargo, su utilización prolongada está ligada a numerosos efectos adversos.