¿Está gordita mi bebé?

bebe

Como una mujer que toda la vida ha sufrido de estar pasada de peso, debo decir que no aprecio nada los comentarios de la gente que dice que mi hija es una gordita preciosa. Y desafortunadamente, es algo que escucho una y otra vez. Sí, claro que está preciosa, pero gordita no, no puede ser.

Ha crecido muchísimo y a sus cuatro meses ya usa ropa para seis, pero bueno, está grandota. Lo que más me sorprende es que de no haber subido nada de peso en su primer mes, ahora está más que repuesta, qué felicidad.

bebe gordo

Entonces llegó el día de llevarla a vacunar y por supuesto, después de larguísimas horas esperando en el IMSS a que me atendieran, la doctora midió y pesó a Martina, para terminar diciendo que mi hija efectivamente estaba pasada de peso y que debía darle menos leche. ¿Un bebé pasado de peso? Eso sí que es nuevo para mi.

Obvio yo veo a mi hija perfecta, sí tiene unos cachetes inmensos y las piernas con una cantidad de pliegues impresionantes que se antoja morderlas, pero me parece natural que tenga esos rollitos para poder crecer.

bebe gordito

Días después la llevé con su pediatra de cabecera y de nuevo la pesaron y midieron. La perspectiva que me dio fue diferente: su peso está perfectamente en relación con su longitud. ¡Ya decía yo! Sin embargo estuvimos platicando sobre su alimentación y me dijo que no debe comer tan frecuentemente, que debo dejar que le de un poco más de hambre.

Para que coma más en cada toma y así poder separar las comidas por más tiempo. Además, ya vamos a empezar a darle papillas, así que como mencionó, su ingesta de leche debe disminuir un poco.

Gracias a las presiones sociales hacia las mujeres de mantener una figura esbelta, el tema además ha causado conmoción en mi familia. Parece que fuera una maldición tener unos kilos de más y bueno, sí lo es pero justo por la vergüenza que impone la sociedad a aquellos que padecemos de este mal.

Por eso, cada vez que tengo oportunidad le digo a mi hijo mayor que ser gordito no tiene nada de malo siempre y cuando uno se ejercite y coma sanamente, pues no quiero que él también comience a pensar que todas debemos venir en un paquete tipo modelo de “Victoria’s Secret” el cual, al menos yo, estoy convencida de que nunca conseguiré.

Ustedes mamás que pueden haber luchado alguna vez en su vida por mantener un peso saludable o que tienen algún hijo al que le digan “gordito”, ¿cómo lo han manejado? Agradeceré todos los consejos que puedan darme para manejar esta situación.