Evita que tus hijos enfermen

evita_enfermedades_hijos

Los niños tienden a resfriarse más cuando el clima empieza a estar frío, especialmente si van a la guardería o a la escuela.

El resfriado común o catarro es producto de un virus y generalmente se mejora solito entre 3 a 7 días. No es aconsejable darle antibióticos a quien se resfría, ya que esas medicinas no pueden combatir los virus, sino sólo las infecciones causadas por bacterias.Lo importante es que hay varias formas en que nosotras, las mamás, podemos ayudar a que no se contagien. Una de ellas y la más importante es que les enseñemos a nuestros hijos ciertos hábitos de prevención.A continuación te daremos algunos tips para mantener sana a tu familia:

Lavarse las manos con frecuencia. Asegúrate de que usen jabón y agua y que se restrieguen por lo menos por 20 segundos. Para ayudar a que no pasen ni más ni menos tiempo en el lavamanos, haz que canten la canción de cumpleaños mientras se enjabonan y enjuagan las manos y que cuando terminen de cantar, dejen de lavarse.

Taparse la boca al toser o estornudar. La forma más común de contagiarse de un resfrío es mediante las partículas de saliva que quedan en el aire. Enséñale a tus niños que se tapen la boca y nariz con un tisú (pañuelo de papel) o con la parte interior del codo. Si usan las manos para taparse, estarán propagando la enfermedad al agarrar objetos o jugar con otros.
No compartir cubiertos, vasos ni botellas de agua. Aunque los compañeritos de clase lo hagan, trata de que tu hijo sepa que no debe participar de esto. No sólo para prevenir el contacto con el virus de la gripe sino también con otras bacterias y gérmenes.

Qué puedes hacer si tu hijo se resfría

Si tu hijo tiene más de 3 años, explícale que los gérmenes pueden enfermarlo aunque no pueda verlos y que si se cuida y sigue tus consejos puede deshacerse de muchos de ellos. Y si ya se enfermó, sigue estos consejos:

Asegúrate de que tome muchos líquidos (sopa de pollo, té tibio o agua)

Hazle vaporizaciones

Cuando ya se mejore, reemplaza su cepillo de dientes, para evitar que los virus y bacterias sigan allí.

Con un bebé, la recomendación es que si tiene mucha mucosidad uses gotitas de solución salina y extraigas con un aspirador nasal. También puedes hacerle vaporizaciones y debes ofrecerle muchos líquidos (leche materna, fórmula infantil o agua).

Los médicos ya no aconsejan usar medicamentos descongestionantes con los niños chiquitos, pero si se complica la gripa de tu hijo, consulta con el pediatra cómo puedes aliviarlo. Y como regla general, cualquier episodio de fiebre que dure más de 48 horas amerita una llamada al doctor para asegurarse que no se haya complicado el resfrío de tu hijo y requiera de cuidados extras.