FUTURAS MAMÁS: ¡ADELANTAR EL PARTO ES PELIGROSO!

mamá, mamas, familia, bebes, parto, mujer, bebé

INDUCIR EL NACIMIENTO O PROGRAMAR UNA CESÁREA SON PRÁCTICAS CADA VEZ MÁS EXTENDIDAS.

Aunque circunstancias como engordar más de lo deseado, querer que toda la familia esté presente o escoger el signo astrológico del bebé tienten a algunas a apresurar ese día, es recomendable esperar hasta la semana 39 pues de lo contrario la salud de madre e hijo pudiese estar en riesgo.
Conozco bien el cuadro: presión intensa en la pelvis, dolor de espalda, agotamiento extremo, calambres, calorones, acidez, insomnio, la abrumadora sensación de que llevas el peso de toda una vida encima y de que aunque eres dichosa cuentas los días para que todo termine. Así suele ser el final de un embarazo y así lo fue para mí. Por eso, cuando en la semana 38 (el embarazo debe durar al menos 37 y hasta 42 semanas) el médico me comunicó que no podría dar a luz de forma natural, pues mi pelvis no era lo suficientemente amplia, programé una cesárea para cinco días después.

¿POR QUÉ ESPERAR 39 SEMANAS?

* Los órganos importantes, como el cerebro, los pulmones y el hígado, tienen el tiempo necesario para desarrollarse. En la semana 35, por ejemplo, el cerebro del bebé pesa dos tercios de lo que pesaría después de la 39.
* Es menos probable que tenga problemas de la vista y audición después de nacer.
* El bebé tiene tiempo de aumentar de peso en la matriz. Los bebés que nacen con un peso sano tienen menos problemas para mantener la temperatura corporal que los bebés que nacen demasiado pequeños.
* En este momento el bebé puede succionar y tragar, y mantenerse despierto lo suficiente para comer después del parto. Los que nacen temprano a veces no pueden hacer esas cosas.
Fuente: March of Dimes
Si bien este ejemplo es usual y no raya en lo descabellado, las razones para querer adelantar un parto pueden ser muy variadas: están las madres que no quieren engordar más, quienes desean esperar a ese familiar que viene de lejos, o incluso aquellas que quieren que su bebé sea un signo zodiacal específico. Existen también algunos casos más dramáticos o insólitos como el de Diane Aulger, la mujer de Texas, Estados Unidos, que en 2012 adelantó por 11 días el nacimiento de su hija para que el padre, que estaba a punto de morir, la conociera, o el de algunas madres españolas que querían apresurarlo para cobrar una bonificación de 2.500 euros que dejó de darse en ese país en 2010.
“Tener un hijo no es preparar una boda, no es un bautizo. Tú debes esperar a que sea el momento adecuado. Yo tengo pacientes que me han dicho, ‘yo fui a donde el gurú astral y me dijo que por la fecha debe ser este día’, pero si no es ético, lógico ni saludable, no se hace. Tú tienes que tener una serie de especificaciones para interrumpir un embarazo”, explica Alfredo Martell, ginecólogo obstetra y director de Fertilab en la Clínica El Ávila. “Subir de peso no es para nada una razón para interrumpir el embarazo. Claro, si es un aumento excesivo asociado con una diabetes gestacional, por ejemplo, es diferente”, añade el especialista.

EL MOMENTO JUSTO

Si bien un bebé se considera “a término” después de la semana 37, la Organización Mundial de la Salud establece que se debe esperar al menos hasta la semana 39 para inducir el parto o programar una cesárea pues algunas veces la edad gestacional (que se calcula contando el primer día de la última menstruación) no es precisa porque la fecha de la última regla está equivocada.
Martel explica, no obstante, que existen algunos atenuantes como que la madre tenga problemas inmunológicos o de presión arterial o haya una reducción en el líquido amniótico y seguir embarazada constituya un riesgo tanto para el bebé como para la mamá. Si la paciente tiene más de 38 semanas (es cuando el feto alcanza madurez pulmonar) pudiese evaluarse la posibilidad de realizar una cesárea. “Yo tengo una paciente ahorita que le iba a hacer una cesárea en la semana 39 pero yo tenía un congreso y ella me pidió que si en lugar de esperar se la podía adelantar un día”, dice Martell.
Si el escenario es, en cambio, que se desea inducir el parto para tener el bebé por la vía vaginal, se debe necesariamente esperar hasta la semana 39 pues es alrededor de esos días que el cuello uterino estará en las condiciones idóneas. De no hacerse así, lo más probable es que termine en una cesárea. Eduardo Arias, ginecobstetra y perinatólogo del Centro Clínico de Maternidad Leopoldo Aguerrevere, coincide en que para adelantar un parto por razones de conveniencia hay que seguir ciertas “medidas estrictas”. “Desde el punto de vista ético está permitido si hay consenso entre la madre y el médico y si no se pone en riesgo la vida de ninguno de los dos”, dice.

EN LA WEB

* El sitio on-line de March of Dimes tiene una vasta información referente a los cuidados que se deben tener antes, durante y después del embarazo. Para información específica sobre por qué es necesario esperar hasta la semana 39 visitar www.marchofdimes.com/hbhb_syndication/1772_1812.asp.
* Para acceder a “Born too soon” (nacer muy pronto), el informe publicado por la OMS sobre los riesgos de los partos prematuros y como evitarlos en el mundo, visitar www.who.int/pmnch/media/news/2012/preterm_birth_report/en/index.html.
* Para consejos sobre cómo lidiar con ciertos malestares del embarazo como el dolor de espalda, la acidez, el insomnio, la ansiedad y el dolor en la pelvis visitar http://www.guiainfantil.com/1548/tercer-trimestre-trucos-para-aliviar-las-molestias-del-embarazo.html.
* Babycenter (http://espanol.babycenter.com) es probablemente uno de los sitios webs más visitados por madres embarazadas. Además de tener información sobre el embarazo, el parto y los primeros años del bebé tiene a su disposición un foro para compartir experiencias con otras mujeres y videos ilustrativos sobre una gran cantidad de temas.

RIESGOS INNECESARIOS

La organización estadounidense sin fines de lucro March of Dimes lleva a cabo una campaña titulada “Por un bebé sano vale la pena esperar”, creada en 2007 como respuesta a la creciente cantidad de inducciones y cesáreas que se realizan sin justificación médica antes de las 39 semanas de embarazo. Según esta organización, interrumpir el embarazo puede ser riesgoso pues la fecha prevista de parto no siempre es exacta. Aún con un ultrasonido, la fecha probable puede estar equivocada hasta por dos semanas. Así, si la fecha prevista está errónea, se corre el riesgo de que el bebé nazca demasiado temprano.
Y como bien explica Arias, antes de las 37 semanas existe el peligro de que los pulmones del bebé no estén maduros y padezca dificultades respiratorias. “La insuficiencia respiratoria ocurre porque el pulmón empieza a desarrollarse después de la semana 24. Pero el feto necesita madurar también su cerebro, su intestino, sus riñones”, dice el especialista.
La Sociedad de Obstetricia y Ginecología de Venezuela en un artículo de agosto de 2012 publicado en su web (www.sogvzla.org) señala que entre 10 y 15 % de todos los nacimientos son prematuros y que los niños que nacen antes de término pueden tener riesgos de sufrir de afecciones respiratorias, dificultades de aprendizaje, trastornos visuales, de lenguaje y auditivos. Pero interrumpir el parto no solo amenaza la salud del recién nacido sino también la de la madre. Así lo hace saber Martell: “Si haces una intervención de un embarazo muy temprano el segmento uterino no está bien formado y podría haber problemas de sangramiento. Son riesgos mínimos pero no hay que llegar a ellos si no hay necesidad”.

EN LA WEB

* El sitio on-line de March of Dimes tiene una vasta información referente a los cuidados que se deben tener antes, durante y después del embarazo. * Para acceder a “Born too soon” (Nacer muy pronto), el informe publicado por la OMS sobre los riesgos de los partos prematuros y cómo evitarlos en el mundo visita la página oficial de la Organización. * Para consejos sobre cómo lidiar con ciertos malestares del embarazo como el dolor de espalda, la acidez, el insomnio, la ansiedad y el dolor en la pelvis visitar el portal www.guiainfantil.com. * Babycenter es probablemente uno de los sitios webs más visitados por madres embarazadas. Además de tener información sobre el embarazo, el parto y los primeros años del bebé tiene a su disposición un foro para compartir experiencias con otras mujeres y videos ilustrativos sobre una gran cantidad de temas.