Hijos de padres obesos están en riesgo de presentar retrasos en el desarrollo neurológico

Padres-e-hijos-obesos

En un estudio realizado por científicos del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano (NICHD), se pudo determinar que los niños de madres obesas eran más propensos a fallar las pruebas de habilidad motora fina: la capacidad de controlar el movimiento de los músculos pequeños, como los de los dedos y las manos. Los hijos de padres obesos eran más propensos a fallar en áreas de competencia social y los nacidos de parejas de obesos también eran más proclives a fracasar en las pruebas de capacidad de resolución de problemas.

En contraste con estudios previos realizados en esta área, en los que se enfocaban en el peso mostrado por la madre antes y después del embarazo, esta nueva investigación toma en cuenta y valora la información de los padres, algo realmente novedoso. Los resultados obtenidos con esta investigación revelan que el peso del padre también tiene una influencia significativa en el desarrollo del niño.

Los autores examinaron los datos recogidos a partir de un estudio que originalmente buscaba determinar, si los tratamientos de fertilidad podrían afectar el desarrollo del niño desde su nacimiento hasta la edad de 3 años. Más de 5.000 mujeres participaron en la investigación, proporcionando información sobre su salud y su peso antes y después del embarazo; además ofrecieron detalles acerca del peso del padre de sus hijos.

Para evaluar el desarrollo, los niños en el estudio fueron examinados a los 4 meses de edad y se realizaron 6 pruebas en el transcurso de 3 años. En complemento, los padres completaron un informe después de realizar una serie de actividades con sus hijos. Es importante señalar que las pruebas realizadas a los niños no estaban orientas a diagnosticar discapacidades específicas, sino que fueron utilizadas como pantalla para detectar problemas potenciales.

En comparación con los niños de madres con peso normal, los niños de madres obesas presentaban casi un 70 por ciento más de probabilidades, de fallar en el indicador que evidencia la habilidad motora fina correspondiente a la edad de 3 años. Los niños de padres obesos eran un 75 por ciento más propensos a fracasar en la prueba de dominio personal-social, un indicador que revela la capacidad de relacionarse e interactuar con otros niños de edad similar. Cuando se evaluaron los niños de madre y padre obesos, éstos reflejaban que a la edad de 3 años, eran casi tres veces más propensos a fallar en la prueba de resolución de problemas.

Aunque los resultados de la indagación muestran una clara influencia de la condición de los padres sobre el desarrollo de sus hijos, no existe información disponible sobre los efectos potenciales de la obesidad paterna en el desarrollo del niño. Los autores de la investigación señalaron que algunos estudios realizados, sugieren que la obesidad podría afectar a la expresión de los genes en el esperma.