Infertilidad masculina, lo que ellos necesitan saber

infertilidad_masculina

Por David Samadi

Ciudad de México, 7 agosto (SinEmbargo)- El deseo de tener hijos existe en muchas parejas, aunque no siempre sea sencillo. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud hay 48 millones de parejas infértiles, y determinar que porcentaje pertenece a los hombres es aún complicado.

Lo cierto es que si un hombre no ha embarazado a una mujer después de al menos un año de intentarlo, es posible que pueda estar sufriendo de infertilidad masculina, ya que ese es el tiempo que define la infertilidad si se tienen relaciones sexuales regulares.

Aunque, la mayoría asume que la fertilidad es un problema de salud femenina, el 50 por ciento de las parejas, de hecho, se ve afectado por el factor masculino, de acuerdo con un estudio de la Universidad Aristotélica de Thessaloniki, Grecia.

Ésta se debe por lo general a problemas con los espermatozoides; ya sea la cantidad, motilidad (capacidad de moverse), o el tamaño y la forma que impacta en la capacidad para concebir.

Una de las causas comunes es el varicocele, un grupo de venas dilatadas en el escroto, que se encuentra en el 40 por ciento de los hombres infértiles, de acuerdo al mismo estudio griego.

Para la mayoría de los hombres esto no causa ningún problema y por lo tanto no requieren intervención. Algunos, sin embargo, pueden experimentar dolor o alteración de la fertilidad.

Los vasos dilatados aumentan la temperatura del escroto, lo que resulta en daño testicular y la producción de esperma deteriorada. Por esa razón, cuando una pareja está teniendo dificultades para concebir y todas las demás causas de un análisis anormal de espermatozoides se han descartado, se recomienda el tratamiento del varicocele, que puede incluir cirugía.

SIGNOS DE INFERTILIDAD

La incapacidad de concebir un niño, problemas con la función sexual (dificultad con la eyaculación, disminución de la libido, disfunción eréctil), dolor, hinchazón o bulto en uno o ambos testículos, infecciones respiratorias recurrentes, disminución del pelo de la cara o del cuerpo u otros signos de anormalidad hormonal y el bajo conteo de esperma (de menos de 39 millones por eyaculación), son los principales.

Como la fertilidad puede verse afectada por muchas variables, cada clínica de chequeo comienza revisando una historia del paciente detallada y un examen físico.

El análisis de semen es un paso crítico en la elaboración de una pareja infértil. El semen debe ser recogido por lo menos tres meses después de los eventos estresantes o enfermedades febriles, que puede afectar la producción de esperma durante un máximo de tres meses.

Se analizarán estas muestras para varios parámetros que afectan la fertilidad, como el volumen del semen, la concentración de espermatozoides, forma y tamaño. Y los resultados de este análisis servirán para reducir a las posibles causas.

Muchas enfermedades crónicas también pueden afectar la fertilidad de un hombre. Por ejemplo, la diabetes, que afecta a unos seis millones de mexicanos, y que afecta la eyaculación.

La mala regulación del azúcar puede resultar en daño a los nervios incluyendo aquellos que son responsables de la coordinación de la eyaculación.

La cirrosis hepática también puede afectar la fertilidad, como la condición se asocia a menudo con los desequilibrios hormonales que pueden interferir con la producción de esperma.

Además, las drogas y las exposiciones ambientales pueden interferir con la producción de esperma viable .

Aunque es bien sabido, que las sustancias como el alcohol, la marihuana, la heroína y la cocaína pueden todas impactar en la calidad y cantidad de espermatozoides, incluso hay algunos medicamentos recetados que pueden interferir con la producción normal.

Entre ellos, los antibióticos, antiácidos, antidepresivos, y medicamentos para la presión arterial. Del mismo modo, la exposición a metales pesados, como el plomo y el mercurio, influyen en su producción.

Al igual que con la mayoría de los problemas de salud, los mitos y rumores son lo más común. Mientras que algunos tienen algo de verdad, no todos están basados en la realidad. Por ejemplo, el vínculo entre los largos paseos en bicicleta y la disminución de la producción de espermatozoides.

Por el contrario, el uso de saunas sí puede reducir la fertilidad que, de hecho, aumenta la temperatura corporal a un nivel que ahoga la producción de esperma . Del mismo modo, mantener su computadora portátil sobre las piernas puede disminuir la producción de esperma debido al calor producido por el aparato.

Para los hombres que luchan con problemas de fertilidad, es importante discutir las preocupaciones con un médico o urólogo calificado. Esta es la única manera de asegurarse de que sus preguntas serán contestadas de una manera precisa. Y además, hacer frente a la infertilidad.