Iris Grace, niña autista que crea obras asombrosas


El autismo es un trastorno neurológico que se diagnostica en 1 de cada 68 niños y se caracteriza por un grave déficit en el desarrollo que afecta a la socialización, comunicación, imaginación, planificación y reciprocidad emocional. Sin embargo no es problema para los niños que tienen autismo potenciar sus habilidades dentro de sí mismos.

Ese es precisamente el caso de Iris Grace, niña autista que crea obras asombrosas a sus 6 años de edad. Tiene un gran talento para expresar lo que siente a través de la pintura, el violín y su fiel e inseparable ayudante “Thula”. Su gata terapéutica.

Niña-autista-y-su-gata

 

“Thula, ha hecho que Iris baje su nivel de ansiedad, manteniéndola más calmada y más segura de si misma”, dice Arabella Carter-Johnson, madre de Iris, hace poco en una entrevista. “Tiene un efecto terapéutico para ella increíble, incluso la ha ayudado a ser más social. A veces se acerca a Thula diciendo pequeñas frases como “Sentarse gato”. Algo que en muchas ocasiones es difícil de ver por su autismo”.

Aunque no es aconsejable que niños con autismo tengan una mascota, Arabella nos cuenta por qué decidió adoptar uno. “Cuando investigué el trastorno de mi hija leí muchas historias acerca de los efectos beneficiosos y maravillosos que los animales pueden tener sobre los niños autistas”. La madre de Iris se había dado casi por vencida en la búsqueda de un animal terapéutico para su hija, antes de encontrar a Thula. La niña, había conectado levemente con un gato anterior, pero su madre pronto se dio cuenta de que no era el adecuado para ella.

“Anteriormente apuntamos a Iris a equino-terapia, pero no parecía muy interesada ni estimulada por ello, tuvimos también un perro, pero sus lametones, el movimiento de su cola y su actividad hacían que ella no se sintiera bien y no quisiera ni acercarse”. Después de diferentes animales y terapias, la casualidad lo cambio todo.”Un día de Navidad llegó la novia de mi hermano, diciéndome que iba a hacer un viaje al extranjero y que si podría cuidar de su gata. Yo respondí que si. Cuando Thula e Iris se conocieron, pensé que habían conectado. Y no me equivoqué.”

Iris-grace-2

 

“Desde que llegó a casa la acostumbramos a sacarla con una correa, aunque de pequeña la sacábamos en el cesto de la bicicleta o en la moto. También es bueno para Iris, ya que sale acompañada de su buena amiga y le ayuda a observar e intentar socializar”.

Sus padres encontraron en las pinturas de Iris una muestra de lo que su pequeña sentía en su interior y decidieron publicarlas a través de Internet para concienciar a Gran Bretaña sobre el trastorno del autismo. Sin embargo, la potencia de su mensaje ha llegado más allá y ha convertido a Iris, de tan solo 6 años de edad, en una de las referentes del arte y el autismo, vendiendo sus obras por diferentes partes del mundo.

Niña-autista-con-su-gata-2

 

Los beneficios de las obras de Iris se invierten en nuevas pinturas y marcos para que siga creando y alimentando su imaginación y creatividad. Del mismo modo se invierten también en diferentes terapias de comunicación, musicoterápia y yoga, que ayudan a estimularla.