La ola Rossby produce un silbido que se escucha desde el Caribe

577ab2f118ac3_crop

Constantemente nuestros sentidos están vinculados a todo lo que nos rodea. Nos permiten comprender lo que sucede a nuestro alrededor, estar alerta y reaccionar a tiempo.

El oído es uno de los órganos que más información recibe de nuestro entorno, sin embargo no llegamos a percibir todas las frecuencias vibratorias que son transmitidas por medio del aire, los medios sólidos o el agua; generando grandes misterios inaudibles para el hombre.

Éste es el caso de la gran ola, conocida como “Rossby”, que tiene un recorrido de 120 días de este a oeste por el Mar Caribe y produce un extraño silbido que solo puede escucharse desde el espacio.

Cuando el equipo del de la Universidad de Liverpool estudiaba las corrientes del Mar Caribe para analizar las variaciones de masas en los océanos, no se encontró con un suelo marino tranquilo como esperaban. Por el contrario, los investigadores hallaron extrañas y grandes oscilaciones que, en lugar de ser un error, eran la prueba de un fenómeno que estaba realmente sucediendo en el fondo marino.

577ab2f075fb2_crop

Estas oscilaciones generan un sonido similar al de una vibración eléctrica, que solo fue detectado por el satélite Grace de la NASA en el espacio, pero su frecuencia baja lo vuelve inaudible para las personas.

Aunque este fenómeno llamado Rossby wormhole (“Agujero de gusano”) fue detectado años atrás, la Universidad de Liverpool, Inglaterra, publicó un estudio que reveló la novedad de que la ola interactúa con el suelo marino produciendo el extraño silbido.

577ab2f0d09c1_crop
Además, según señaló el investigador Chris Hughes: “Este fenómeno puede variar el nivel del mar en hasta 10 centímetros en las costas de Colombia y Venezuela, así que al tener una idea clara, podemos predecir las posibilidades de inundaciones”; con lo cual esto podría contribuir a descifrar el comportamiento de los cursos de agua.

Sin dudas, éste es un misterio más que la ciencia vuelve a resolver para seguir sorprendiéndonos por la inmensidad de la naturaleza, y alertarnos sobre la importancia de comprender su complejidad y aprender a cuidarla.