Los ruidos más extraños que hace el cuerpo

Sin título-1

Nos cruje el estómago cuando tenemos hambre, nos suenan las articulaciones cuando caminamos o tenemos un pitido en los oídos cuando nos mareamos…

¿Cuáles son los ruidos más extraños que hace el cuerpo? En este artículo te los contamos.

Ruidos que hace el organismo

Muchos de ellos aparecen sin que los “busquemos” o hagamos a propósito.

El cuerpo produce ciertos sonidos o ruidos para avisar sobre aquello que está ocurriendo en el interior. Estos son los más comunes y, a la vez, extraños:

1. Flatulencias

Se trata de uno de los sonidos más frecuentes en el cuerpo. Los gases se producen cada hora y, en un día, un adulto puede expulsar hasta dos litros.

La mayoría de estas ventosidades no tienen olor, aunque todo depende de la comida que hayamos ingerido. Por ejemplo, comer lácteos, cebolla, ajo o condimentos provocan hedor.

  • En el caso de que, además, los gases se liberen con ruidos demasiado fuertes puede deberse a que padecemos cálculos biliares o intolerancia a la lactosa.
  • Lo mismo si se sienten sonidos en la parte baja del estómago o los intestinos.

los-ruidos-mas-extranos-cuerpo-500x334

2. Crujido en las tripas

Es algo muy común cuando tenemos apetito. Estos sonidos están relacionados a los movimientos (contracciones y extensiones) que realizan los músculos del estómago y el intestino en un proceso conocido como peristalsis.

Los ruidos que se pueden escuchar o sentir son el producto, además, del tratamiento de gases, líquidos y alimentos.

El estómago está continuamente en acción pero lo oímos más cuando tenemos hambre. Unas dos horas después de la ingesta anterior, para ser más precisos.

En ese momento el órgano se ha vaciado por completo y recibe señales del cerebro. De esta manera puede prepararse para el siguiente ingreso de alimento.

Como el estómago y los intestinos están vacíos, no hay nada que amortigüe el ruido, y por ello se oye más fuerte.

Crujido-en-las-tripas-500x334

3. Ronquidos

Se suelen relacionar con los hombres obesos, aunque afectan también a las mujeres e incluso a los niños sin importar cuánto pesan.

Los ronquidos son una obstrucción de la vía respiratoria superior y, si bien el sobrepeso agrava el cuadro por la acumulación de grasa en el cuello, no es el único factor que provoca este ruido nocturno.

Beber alcohol antes de dormir puede también causarlo, ya que relaja los músculos de la garganta y la boca y dificulta la respiración.

Los ronquidos son un indicador de un problema en el sistema respiratorio como, por ejemplo, una malformación en la mandíbula o hasta bocio.

4. Silbido de nariz

Al respirar muchas veces se produce un sonido muy característico. El exceso de mucosidad en las fosas nasales obstruye el flujo aéreo. Esto significa que el aire no puede “pasar” como corresponde.

Tal y como sucede cuando hay viento y este se cuela por una hendija, el aire que respiramos debe sortear varios obstáculos para llegar a los pulmones. Así, en el trayecto inicial produce sonidos.

Es necesario prestar atención, ya que un silbido de nariz esporádico puede deberse a una congestión, un resfriado o una alergia.

Sin embargo, si el cuadro se repite a diario podría deberse a un desgarro en el cartílago o una desviación del tabique nasal.

5. Estornudos

Continuamos con los sonidos relacionados con el sistema respiratorio. Es preciso saber que los estornudos son un arma de defensa del organismo.

Gracias a ellos las vías nasales se despejan. Las expulsiones de aire pueden llegar a los 160 km/h y, además, acompañarse con saliva.

Cuando la nariz recibe un microorganismo no conocido y que puede ser perjudicial (polvo, ácaros, humo, etc.) su primera reacción es estornudar para expulsarlo lo más lejos posible.

Silbido-de-nariz-500x334

6. Crujido de articulaciones

¿Cuántas veces nos habrá pasado de hacer un movimiento puntual y que los huesos se “quejen”? Lo mismo sucede cuando nos tronamos los dedos o giramos las muñecas, los tobillos y los hombros.

Para comprender este fenómeno debemos hablar del líquido sinovial.

Este se encarga de lubricar las articulaciones y contiene diferentes gases (entre ellos el oxígeno, el dióxido de carbono y el nitrógeno).

Cuando se mueven las “juntas” dichos gases son liberados y, al hacerlo, provocan ruido.

7. Chasquido en la mandíbula

Al abrir o cerrar la boca, sobre todo al bostezar, así como también al comer, hablar o gritar, oímos una especie de chasquido en la mandíbula.

En los adultos esto se debe a un mal funcionamiento en la articulación temporomandibular, a la falta de piezas dentales o a la disminución del tamaño de los dientes.

Una mala mordida, el estrés, usar ortodoncia o rechinar los dientes (bruxismo) también son causantes de este ruido.

Asimismo, el chasquido de mandíbula puede estar relacionado con la mala postura y la tensión en los músculos del cuello.