Piel en calma

piel-e1443026147400

Contra el dolor. Cataplasma es una palabra que suena ancestral, pero en este (como en tantos) las abuelas tenían razón. Para calmar el dolor articular o muscular, mezcla cayena con aceite de oliva hasta obtener una pasta, extiéndele sobre una compresa y colócala durante un par de horas sobre tu contractura o la articulación que te está doliendo. Al terminar el proceso, lávate muy bien las manos.

 

aloe-133101_L

Para aliviar quemaduras. Y también para picaduras o si tu piel está irritada, necesitas aceite esencial de caléndula. En un tarro esterilizado cubre 100 g de flores secas de caléndula con aceite de oliva bio (o de girasol). Ponle la tapa y deja que macere en un lugar oscuro tres semanas. Después, fíltralo con una muselina y aplícatelo sobre la zona irritada cuando lo necesites.

Si está tirante

Si el invierno ha dejado tu piel seca, prueba a sumergirte durante 15 minutos en un baño de agua caliente con 100 g de copos de avena coloidal previamente diluidos en dos litros de agua hirviendo. Esta avena (que no se come) contiene polifenoles que inhiben la secrección de unas sustancias proinflamatorias llamadas citoquinas

Skin Warning