¿Por qué Francisco le regaló a Fidel Castro un libro?

papa_fidel_castro

Armando Llorente fue el jesuita que en 2007 “quiso absolver” a Fidel Castro. Más de 60 años antes, había sido tutor de colegio del líder cubano.

Pero este español tuvo que dejar Cuba en 1961 para exiliarse en Miami después del triunfo de la revolución. Falleció allí en 2010.

Con esos antecedentes, es sorprendente que el papa Francisco, quien visita Cuba, le obsequiara a Fidel Castro un libro y dos discos con las reflexiones y sermones de Llorente.

¿Quién era?
Según Austen Ivereigh, quién escribió la biografía del Papa “El gran reformador”, el obsequio del máximo representante de la Santa Sede llevaba un mensaje.

“En otras palabras, el regalo a Fidel del libro de padre Llorente y los CDs puede haber sido para ayudar a ‘El Jefe’ a reconciliarse con su pasado”, escribió el autor católico en su cuenta de Twitter.

Ivereigh recordó que Llorente conoció a Fidel Castro en la década del 40, cuando el jesuita fue profesor del joven Castro en el colegio de Belén en La Habana.

Este domingo el papa Francisco se reunió con el líder cubano, de 89 años, durante aproximadamente 30 minutos en la residencia del expresidente.

El vocero del Vaticano, Federico Lombardi, calificó la reunión entre Francisco y el revolucionario como un “encuentro informal”.

Francisco se reunió con jóvenes cubanos después de su visita a Fidel Castro.
La conversación con intercambio de regalos contó con la presencia de la familia de Castro.

Lombardi, en conferencia de prensa, no explicó los motivos de Francisco de regalar un libro y audios de Llorente a Castro.

En una entrevista con la agencia española EFE en 2007, Llorente dijo que viajaría “inmediatamente” a Cuba si es que el expresidente cubano decidía convocarlo.

“Lo primero que haríamos sería darnos un abrazo tremendo, reírnos recordando las aventuras que tuvimos juntos, que fueron innumerables y muy bonitas”, dijo el cura jesuita.

Sin embargo, el religioso aseguró que después de ello hablaría de “la verdad” con Castro.

Llorente dijo entonces que su mayor anhelo espiritual era “absolver” a su exalumno, siempre y cuando éste pida disculpas públicas “porque sus pecados no son sólo personales”.

Paradojicamente, Llorente fue durante años acusado por sectores conservadores de ser mentor de Fidel Castro y uno de los responsables de las decisiones que tomó a lo largo de su vida.

Carteles con el rostro de Fidel acompañaron el paso de Francisco por la Habana.
Castro, en su autobiografía “La victoria estratégica”, recordó lo que Llorente escribió en su anuario del graduación:

“Se distinguió en todas las asignaturas relacionadas con las letras. Excelencia y congregante, fue un verdadero atleta, defendiendo siempre con valor y orgullo la bandera del colegio. Cursará la carrera de Derecho y no dudamos de que llenará con páginas brillantes el libro de su vida”.

Los obsequios
Lombardi detalló que Francisco también entregó a Castro dos libros del sacerdote italiano Alessandro Pronzato: “La boca se nos llenó de risas”, de corte humorístico y “Evangelios molestos”, que son meditaciones evangélicas.

El Papa obsequió además sus encíclicas “Evangelii Gaudium” y “Laudato Si”.

El expresidente de Cuba entregó al máximo representante de la Santa Sede el libro “Fidel y la religión”, una entrevista larga que Frei Betto le realizó en 1985.

Betto, teólogo de la liberación brasileño, viajó a Cuba el jueves para presenciar la visita papal.

En entrevista con BBC Mundo, recordó que aquel libro “vendió 1,3 millones de ejemplares en Cuba”.

Frei Betto añadió que en aquella época fue cuando “Fidel volvió a conversar con obispos cubanos”.

El libro que se publicó en La Habana recorre la vida de Castro con énfasis en sus experiencias y relación con el mundo religioso.

Sin embargo, en las más de 300 páginas del libro, no existe ni una mención a su antiguo tutor.