Por qué se produce la cervicalgia y cómo aliviarla

5755a35ef07d3_crop

La mayor parte de las personas tuvo dolor en el cuello alguna vez en la vida, y para muchos es un malestar frecuente. Sin embargo, no todos saben a qué se debe, y en consecuencia, cómo tratarlo.

La cervicalgia es el dolor en el cuello, acompañado generalmente por rigidez, que se presenta en cualquiera de las estructuras del cuello, incluyendo músculos, nervios, vértebras y los discos entre los huesos. No es una patología en sí, sino un síntoma que puede responder a distintos motivos.

Alrededor del 80% de la población sufre o ha sufrido de dolor de cuello y afecta a más mujeres que hombres, por lo general de ocupación sedentaria, que trabajan por lo menos 8 horas al día en el ordenador o conduciendo.

En muchos casos está acompañado de un hormigueo punzante, debilidad y dolor irradiado en los brazos, denominado cervico-braquialgia, porque las patologías que generan el dolor también causan este molesto síntoma, ya que los nervios quedan comprimidos.

La cervicalgia puede obedecer a muchas razones. Las más comunes suelen ser la tensión o la distensión muscular, que pueden generase por una mala postura o un traumatismo. Algunas personas también tensionan el cuello involuntariamente debido a un problema en las mandíbulas o a una alteración de la visión.

Esta tensión provoca bloqueos vertebrales. A su vez, los bloqueos vertebrales, si se mantienen en el tiempo, pueden generar un dolor crónico por desgaste de las vértebras conocido como artrosis cervical; o también pueden originar una hernia de disco.

5755a35ecbb2c_crop

Otras causas frecuentes de tensión en el cuello son las siguientes:

  • Permanecer muchas horas al día frente a un escritorio.
  • Adoptar una mala postura para leer, utilizar el teléfono móvil o tableta, o ver la televisión.
  • Utilizar el monitor demasiado alto o bajo.
  • Hacer malos movimientos durante el ejercicio.
  • Accidentes, caídas o malos movimientos.
  • Estrés.

En otros casos puede deberse, también, a condiciones médicas como la fibromialgia, a la rotura de discos, a pequeñas fracturas en la columna como resultado de la osteoporosis, a un esguince y a afecciones como la ostiomielitis,  disquitis, absceso y torticolis.

ómo aliviar la cervicalgia

Cuando ya se descartaron causas graves, el dolor de cuello puede tratarse de las siguientes formas:

  • Con analgésicos o antiinflamatorios naturales
    que puedes aprender aquí.
  • Aplicar calor en la zona afectada (puedes hacer una  almohadilla caliente).
  • Detener durante unos días la actividad física habitual, o realizarla con cuidado de no mover la zona afectada.
  • Hacer ejercicios con un rango de movimientos lentos, arriba y abajo, de lado a lado y de oreja a oreja para ayudar a estirar suavemente los músculos del cuello.
  • Recibir masajes
  • Dormir en una cama de colchón firme y con una almohada para soportar el cuello.
  • Utilizar un collarín cervical suave para aliviar las molestias, aunque no debe usarse por mucho tiempo.

¿Cuándo recurrir al médico?

5755a35e909f2_crop

El dolor de cuello puede ser síntoma de otras patologías que afectan todo el cuerpo, o puede agravarse hasta tener consecuencias irreversibles.

Si el dolor es tan fuerte que impide tocar el pecho con la barbilla, si hay fiebre o siexiste algún síntoma que pueda remitir a un ataque cardíaco, como falta de aliento, náuseas y sudoración, se debe recurrir a la guardia médica de inmediato. También hay que acudir al medico:

  • Si una semana de cuidados en casa no alivia los síntomas.
  • Si hay entumecimiento, hormigueo o debilidad en el brazo o la mano.
  • Si el dolor es consecuencia de una caída, golpe o lesión.
  • Si los ganglios están inflamados.
  • Si hay protuberancias en el cuello.
  • Si se tienen dificultades para respirar o tragar.
  • Si el dolor empeora cuando la persona se acuesta o se despierta por las noches.
  • Si se experimentan dificultades para caminar y mantener el equilibrio.