¿Siempre con hambre? Un solo alimento puede tener la culpa

a{s.a{s

Todo el mundo sabe que la comida salada da sed, pero de acuerdo con una nueva investigación cuando las personas incrementan su consumo de sodio, a largo plazo consumen menos agua, pero el hallazgo más sorprendente es que un alto consumo de sal también aumenta la sensación de hambre, lo que sugiere que las dietas muy saladas propician la ganancia de peso.

Los autores aseguran que comer con mucha sal dispara el apetito al tiempo que reduce la sed. Una afirmación que contradice casi 100 años de creencias y estudios científicos. El hallazgo ha sido publicado la semana pasada en la revista Journal of Clinical Investigation.

dietas-mujeres

Uno de los autores del estudio Dr. Jens Titze, profesor asociado de medicina y fisiología molecular de la Universidad de Vanderbilt cree que tiene sentido que una dieta alta en sal genere que el cuerpo tienda a evitar la pérdida de agua, entonces los riñones buscan un modo para incrementar la cantidad de líquido, y si tienes más líquido en el cuerpo tendrás menos sed y consumirás menos agua”.

El estudio demuestra que hacer un ajuste de la cantidad de sal diaria que consumimos puede cambiar las proteínas y el metabolismo y las grasas y altera nuestros hábitos de comer y beber, entre otros cambios fisiológicos del cuerpo.

Por supuesto, el mayor consumo de sal no suele venir directamente del salero que ponemos delante de la mesa sino del sodio que se añade a los alimentos procesados y a la comida elaborada en restaurantes y establecimientos de comida rápida. Por eso recomiendan a toda la industria que reduzca el sodio en la comida procesada y a cada uno de nosotros que coma menos, lo que automáticamente te llevará a comer menos sal. “Mi mensaje en general para perder peso es moverse (hacer ejercicio) un poco más y comer menos, en general”.

dietalac