Síndrome de las piernas inquietas

Sindrome-de-los-pies-inquietos

Síndrome de Piernas Inquietas. Una enfermedad desconocida para muchos, pero con la que conviven más de cuatro millones de españoles. Y es, para quienes lo padecen, un auténtico quebradero de cabeza. Ponte por un momento en su piel: los pacientes con los síntomas más graves suelen dormir una media de tres horas diarias o pasar varios días sin conciliar el sueño a causa de molestias como pinchazos, hormigueos, inquietud o dolor en las extremidades inferiores.

piernas_inquietas

Sin embargo, muchas personas lo padecen sin diagnóstico, sin saber que tienen un problema. De hecho, las cifras apuntan a que en la actualidad, cerca del 90% de los pacientes viven con la enfermedad sin saberlo, principalmente debido al desconocimiento social en torno a sus síntomas. Por este motivo, y coincidiendo con el Día Mundial del Síndrome de Piernas Inquietas (SPI) o Enfermedad de Willis-Ekbom (EWE), que se celebra el próximo 23 de septiembre, la Asociación Española de Síndrome de Piernas Inquietas (AESPI) y la compañía farmacéutica UCB, organizan hoy 19 de septiembre, la caminata popular ‘Destapa el Síndrome de Piernas Inquietas’, con el objetivo de dar a conocer esta dolencia, que afecta en España a entre un 3% y un 10% de la población.

Así se manifiesta
El Síndrome de Piernas Inquietas (SPI) es una enfermedad neurológica crónica, englobada dentro de los conocidos trastornos del sueño, que en la actualidad afecta a entre el 10-15% de la población adulta de nuestro país, es decir, más de cuatro millones de personas. Este síndrome consiste en la aparición de molestias como pinchazos, hormigueos, inquietud o dolor en las extremidades inferiores, provocando la necesidad urgente de moverlas para aliviar momentáneamente las crisis. Estas molestias suelen aparecer a última hora de la tarde o durante la noche, lo que desencadena mucha inquietud y grandes dificultades para conciliar el sueño. En concreto, las personas que lo padecen en grado moderado o intenso apenas duermen una media de tres horas diarias, lo que puede desembocar en situaciones de incapacidad temporal o permanente del paciente.

Movimientos-para-el-síndrome-de-las-piernas-inquietas

La importancia de acertar en el diagnóstico
El alto grado de desconocimiento social sobre esta enfermedad determina que sólo el 5% de los pacientes esté diagnosticado. Los pacientes con SPI son propensos a desarrollar algunas enfermedades, tales como la depresión, la ansiedad, alteraciones cardiacas, hipertensión arterial e insuficiencia renal. Por esta razón, es importante realizar un diagnóstico temprano y un tratamiento correcto que prevenga la aparición o el agravamiento de esta enfermedad.

¿Ayuda el ejercicio?
La práctica diaria de ejercicio moderado, de unos 30-60 minutos, ayuda a suavizar sus síntomas y, en ocasiones, a reducir la medicación. Al mismo tiempo, algunas investigaciones recientes han concluido que el ejercicio regular puede reducir hasta 3,3 veces la probabilidad de tener EWE.
Por ese motivo se ha decidido poner en marcha esta caminata, que busca  ‘destapar el Síndrome de Piernas Inquietas‘ para concienciar a la población sobre la importancia de detectar la enfermedad en las fases más tempranas y fomentar la solidaridad social con los pacientes.