Síntomas de la parálisis facial

Paralisis-facial

La parálisis facial es un trastorno del nervio que controla el movimiento de los músculos de la cara. Este nervio se denomina nervio facial o séptimo par craneal.

El daño a este nervio causa debilidad o parálisis de estos músculos. Parálisis significa que usted no puede usar los músculos en absoluto.

paralisis facial a

Causas

La parálisis facial periférica puede producirse por muy variadas razones. El cuadro más frecuente es la parálisis facial de causa desconocida, que afecta al 40% de todos los casos de parálisis facial. Se conoce en medicina como parálisis facial a frigore, o parálisis de Bell.

Le sigue en importancia la parálisis facial traumática, con un 25% de los casos. Después, le siguen en orden de mayor a menor número de presentaciones, los tumores, el virus herpes zoster, las infecciones agudas y crónicas del oído y, en menor medida, ciertas enfermedades del organismo que afectan de forma secundaria al nervio facial.

 

Síntomas 
Algunas veces, usted puede presentar un resfriado poco antes del comienzo de los síntomas de la parálisis de Bell.

Los síntomas con mayor frecuencia empiezan de manera repentina, pero pueden tardar de 2 a 3 días en aparecer y no se vuelven más graves después de ese tiempo.

Los síntomas casi siempre se presentan sólo de un lado de la cara y pueden ir de leves a graves.

Muchos pacientes sienten molestia por detrás del oído antes de que se note la debilidad. La cara se sentirá templada o estirada hacia un lado y puede lucir diferente. Otros síntomas pueden abarcar:

– Dificultad para cerrar un ojo.
Dificultad para comer y beber; el alimento se sale por un lado de la boca.
– Babeo debido a la falta de control sobre los músculos de la cara.
– Descolgamiento de la cara, como el párpado o la comisura de la boca.
– Problemas para sonreír, hacer muecas o hacer expresiones faciales.
– Fasciculaciones o debilidad de los músculos en la cara.

PF2

Otros síntomas que pueden presentarse:

Resequedad de los ojos que puede llevar a úlceras o infecciones oculares
Boca seca
Dolor de cabeza
Pérdida del sentido del gusto
Sonido que es más fuerte en un oído (hiperacusia)
Fasciculaciones en la cara

El tratamiento de la parálisis de Bell debe instaurarse inmediatamente tras su aparición, para así conseguir los mejores resultados en su recuperación.

Se administran corticoides lo antes posible, para así evitar que el nervio siga deteriorándose. La pauta de administración viene impuesta por el médico, y es muy importante su seguimiento estricto, tanto para mejorar la parálisis facial, como para evitar efectos secundarios de la propia medicación. A esto puede añadirse un tratamiento contra los virus y un tratamiento con vitamina B para reforzar la recuperación nerviosa.