Sus zonas erógenas

erog

¿Conoces esos puntos que hacen estremecerse a tu pareja? Saber tocar esas “teclas mágicas” hará que los preliminares sean mucho más excitantes y que el placer aumente en cada momento del sexo.

Según un estudio elaborado por Control, solo un 18% de los encuestados afirmó conocer “perfectamente” las zonas erógenas de su pareja, mientras que el 82% restante afirmó “tener dudas”.

Para ayudarte a aclarar estas dudas, los expertos de Control, en colaboración de la sexóloga Nayara Malnero, han elaborado un mapa de las zonas erógenas que te guiará hacia su placer:

Cuello, nuca y oídos.

Son las zonas erógenas por excelencia. Puedes comenzar con suaves besos desde sus hombros, acariciando su cuello hasta llegar a las orejas. Si además le susurras mientras le besas y acaricias, estará a punto de caramelo.

imgres

Pecho

 No es tan sensible como el femenino ni a todos los hombres les gusta que les estimulen esta zona. Pero si responde bien a tus besos, puede ser un punto clave de estimulación durante el coito.

Brazos

Las extremidades superiores son muy sensibles y un símbolo de virilidad para él, así que le encantará que te rodees con sus brazos y los toques y acaricies, sobre todo si se está esforzando en el gimnasio.

Pies

 Están llenos de terminaciones nerviosas. Masajearlos, evitando las cosquillas, puede ser muy placentero. Pstt. Utiliza aceite y dale un masaje desde los tobillos a la planta y los dedos. Y si te animas, utiliza también la boca.

Ojos

 No son exactamente una zona erógena para estimular con el tacto pero sí con la vista. Y de hecho, los estímulos visuales son para ellos los más fuertes. Así que vístete sexy, utiliza lencería hot y ¡deja la luz encendida!

Boca

 Hay expertos que hablan incluso del coito bucal. Sin llegar a tanto, la boca es nuestra mayor zona erógena. Normalmente siempre comenzamos besando antes de una relación sexual. Pero la boca también es tu mayor aliada para estimular sus zonas erógenas con besos, mordiscos, lametazos, succiones…

Espalda.

Es una de sus grandes zonas erógenas, así que unos buenos preliminares pueden ser un buen masaje en la espalda, ideal para estimular su sistema nervioso central.

sd

Piernas.

Otra zona que a él le resulta muy sexy, sobre todo el interior de los muslos, cerca de su sexo. Estimula esta zona con caricias y besos antes de ir directamente a su pene.

Nalgas y cadera

 Es una zona muy agradecida a la estimulación. Puedes comenzar acariciando la zona situada encima de pene (sin llegar a bajar), la parte externa de sus muslos y sus caderas. Y cuando esté más excitado, masajea, coge y pellizca sus nalgas. Pero cuidado con los azotes, no a todos los hombres les van.

Así que ya sabes ponlo en práctica y disfruta de una noche loca y llena de pasión con tu pareja a la hora de tener intimidad.