¿Tienes gases por la noche o a todas horas?

Sin título-1

El efecto ‘tripa hinchada’ (sobre todo por la tarde y por la noche) merece una especial atención por parte de los médicos, no tanto por su gravedad, como por la limitación en la calida de vida que supone. La distensión abdominal de carácter progresivo a lo largo del día suele ser un caso habitual en las consultas médicas, según el Doctor Luis Miguel Benito, miembro de Saluspot, doctor en medicina y cirugía y especialista en gastroenterología, quien explica así el origen de los gases:

  • O entran por la boca.
  • O se forman en el intestino.
  • O permanecen y no salen.

Así, el experto asegura que, en primer lugar, comer deprisa y sin masticar bien los alimentos es la principal causa de presencia excesiva de gases en el intestino. “Todos tenemos gases en el intestino pero solo aquellos que los albergan en exceso suelen quejarse de ellos. Muchos reconocen que comen deprisa y, al igual que la ansiedad, es la razón más importante de la flatulencia”, aclara.

gases-kQeF-U21211181652SMI-560x420@MujerHoy

En segundo lugar, es cierto que existen alimentos que clásicamente en su fermentación producen más gas (como es el caso de las legumbres, frutas, verduras,…), pero también lo es, tal como aclara el doctor, que algunas personas sospechan que “algo les cae mal” y que eso puede llevar a indagar sobre la posibilidad de tener alergias o intolerancias digestivas a lactosa, gluten, etc. Otra de las cuestiones que se estudia es si la flora intestinal está afectada y eso hace que fermente los alimentos de mala manera, por gastritis o por disbacteriosis, condiciones que suelen ser estudiadas y descartadas.

Y por último, puede haber alteración del ritmo intestinal con tendencia al estreñimiento que provoca que los residuos fecales permanezcan más tiempo en el intestino y expuestos a la fermentación de las bacterias. En este caso, el paciente ni eructa ni ventosea, con lo cual la hinchazón abdominal es más evidente.

Cómo disminuir los gases

  1. Lo primero y principal es comer despacio y masticar bien: esto mejora al 80% de los pacientes.
  2. Descartar intolerancias alimentarias, bien por pruebas o por observación: tal o cual producto me cae mal.
  3. Mejorar el hábito de deposiciones con el empleo de fármacos procinéticos que estimulan el peristaltismo y favorecen la expulsión de los gases.
  4. Emplear diferentes productos que adsorben (sí, adsorción, no absorción, que es el fenómeno por el cual un sólido o un líquido atrae y retiene en su superficie gases, vapores, líquidos o cuerpos disueltos.) los gases y los neutralizan (tipo carbón activado) o antiflatulentos como simeticona.
  5. Valorar el uso de agentes modificadores de la flora intestinal, bien con probióticos levaduriformes o bien con antibióticos no absorbibles que eliminan las bacterias especialmente productoras de gas.

 

4

Por último, el experto recuerda que deber ser el médico quien decida qué tipo de medida es aplicable en cada caso, si bien aconseja que seguir a rajatabla la primera de ellas hace que muchos pacientes no necesiten ninguna más.