Usos del agua oxigenada en tratamientos de belleza

portada valor

El agua oxigenada o peróxido de hidrógeno es uno de los elementos que no puede faltar en el botiquín de primeros auxilios en casa, ya que tienes decenas de aplicaciones.

No obstante, no solo sirve para desinfectar heridas. También puede sernos de gran utilidad en nuestros tratamientos de belleza.

En este artículo te contamos más.

Los poderes del agua oxigenada

El agua oxigenada (H2O2) está presente en la mayoría de las casas por tratarse de un potente desinfectante y antiséptico.

Si quieres sacar el máximo partido de este ingrediente, toma nota de las siguientes aplicaciones cosméticas:

1. Para reducir manchas en la piel

Con el paso del tiempo, la dermis, sobre todo de la cara, puede ir presentando pequeñas manchas, ya sea por la exposición al sol, el frío o la falta de exfoliación.

Por eso vemos ciertas áreas más oscuras que otras y no sabemos cómo disimularlas. La buena noticia es que el agua oxigenada las puede reducir. Para ello debemos usarla con moderación y en pequeñas dosis.

¿Qué debes hacer?

  • Tras exfoliar el rostro (puedes usar una mascarilla casera o un producto de belleza comprado) y lavarlo bien, moja una bola de algodón o hisopo en agua oxigenada.
  • Pasa sobre las manchas, deja actuar unos minutos y enjuaga.
  • Realiza este tratamiento una o dos veces a la semana y siempre por la noche.

2. Para eliminar los granitos

Mascarilla-contra-el-acné-500x332

El acné no solo aparece en los adolescentes sino que puede ser muy molesto en otras etapas de la vida (por ejemplo, durante la menstruación en las mujeres, al padecer mucho estrés o incluso por llevar una dieta repleta en grasas).

Los granos son producidos por una obstrucción de los poros en la piel y como el agua oxigenada es un excelente desinfectante puede eliminar las bacterias que se acumulan en la dermis.

 ¿Qué debes hacer?
  • Es tan sencillo como pasar un poco de peróxido por las áreas más críticas después de bañarnos y antes de acostarnos.
  • Repite a diario y no olvides enjuagar bien por las mañanas.

3. Blanquear los dientes

¿Te gustaría tener una sonrisa blanca y radiante como en las publicidades de dentífrico? ¿Estás cansada de lucir dientes amarillos causados por el cigarrillo, el café o el paso del tiempo?

El agua oxigenada puede ser de mucha ayuda en estos casos. Puedes mejorar la eficacia de este tratamiento casero si consumes ciertos alimentos crudos como por ejemplo la zanahoria, la manzana y el apio.

¿Qué debes hacer?

  • Es muy sencillo: embebe una bola de algodón o un hisopo con peróxido de hidrógeno y tras el cepillado nocturno, pasa por cada pieza dental.
  • Si no quieres perder tanto tiempo puedes hacer enjuagues durante 10 segundos con una parte de agua oxigenada por tres partes de agua tibia.
  • Solo podrás hacer este tratamiento una vez a la semana porque de lo contrario dañarás el esmalte de los dientes.

4. Quitar las manchas de las uñas

Cuando constantemente nos pintamos las uñas no las dejamos “respirar” y esto puede ocasionar que estén frágiles y quebradizas, pero también que luzcan unas manchas blancas o amarillas antiestéticas.

 ¿Qué debes hacer?
  • Para devolverles su color normal puedes sumergir los dedos en un recipiente con agua y unas gotas de agua oxigenada durante 5 minutos.
  • Tras ello enjuaga y seca bien. Trata de no pintarte las uñas al menos durante dos días.
  • Cada vez que te quites el esmalte repite el procedimiento.

manos-sobre-toalla-blanca-500x333

5. Aclarar el cabello

Si no quieres o puedes gastar dinero en el salón de belleza puedes lucir hermosos reflejos claros en tu cabello. Una idea perfecta para este verano.

La mayoría de los tintes habituales contienen agua oxigenada, aunque de diferente volumen a la que se usa para desinfectar heridas.

No obstante, puede servirnos para aclarar algunos tonos. ¡Abre el botiquín y toma el peróxido de hidrógeno!

 ¿Qué debes hacer?
  • Coloca un poco en una botella con pulverizador y rellena el recipiente con agua (ambos ingredientes deben estar en partes iguales).
  • Lava la cabeza como de costumbre y, con el cabello todavía húmedo (seca con toalla) pulveriza en pequeñas cantidades mientras te peinas.
  • No enjuagues y repite dos a tres veces a la semana.
  • En un mes aproximadamente verás el resultado: discreto y más natural que los reflejos o iluminación profesional.

6. Eliminar malos olores

Mal-olor-en-las-axilas-500x334

Si sufres de sudoración excesiva, sobre todo en verano o cuando hace mucho calor, el peróxido te puede ser de mucha utilidad.

Gracias a su acción antibacteriana eliminará los microorganismos responsables del mal olor en las axilas o en los pies.

¿Qué debes hacer?

  • Para usar el agua oxigenada como desodorante puedes embeber un pañuelo de papel y pasar por debajo de los brazos.
  • También puedes echar un poco en los zapatos o calcetines antes de usarlos.

7. Aclarar el vello corporal

De la misma manera que el agua oxigenada le aporta un brillo más claro a tu cabello puede servir para decolorar el vello facial.

Por ejemplo si no te gustan los vellos de los brazos porque son muy oscuros, puedes disimularlos con este ingrediente.

¿Qué debes hacer?

  • Aplica un poco una vez a la semana después de bañarte. Deja actuar unos minutos y enjuaga con agua tibia.
  • Para acelerar el proceso te recomendamos que tras la aplicación te expongas al sol aunque sea a través de la ventana.